Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Chrysler Valiant III - 1965

 

Mucho confort norteamericano

 

Revista Parabrisas Nro. 50. Enero de 1965

 

Valiant III

Mucho confort norteamericano en el conjunto, menos performance que la esperada y un andar suave y mullido a baja velocidad

... Cuando alguien ve pasar un Valiant III, piensa automáticamente en la idea de "bote". Es largo, es bajo, es ancho, mucho vidrio, ruedas chicas y todas las características visuales que dieron fisonomía propia a ese tipo de automóvil impuesto por la industria norteamericana. Hubo un momento en la historia automovilística de ese país en que "el más largo, más bajo, más ancho", dio paso a un nuevo concepto, que se dio en llamar "compacto".
Y la búsqueda de mayor tamaño viene también a caer entre los componentes de la nueva clase. Hoy, se tiende de nuevo a agrandar los compactos, de los cuales el Valiant III es el más grande.
Desde el exterior, el Valiant presenta una línea desdoblada. De la tendencia netamente deportiva de la parte delantera, se pasa en la zona de la cola a una serie de filos que no condicen con la impresión formada al ver el coche de adelante. Su perfil es también de lineamientos seudodeportivos. Las ruedas chicas -llantas de trece pulgadas-, contribuyen en gran medida a dar la impresión de largo y bajo que evidentemente han buscado los diseñadores de esta carrocería. El espacio de vidrios con relación al volumen de la cabina es generoso y la inclinación de los mismos amplía visualmente la luminosidad de la misma. Los guardabarros delanteros, en este caso se diferencian notablemente del capot y parecen lo que son, unos elementos de cobertura de las ruedas. Acá no se pretende disimularlos con otras funciones, ni hacerlos parte del capot ni nada por el estilo, y con eso se logra que se destaquen, simplificando tremendamente la conducción. Quedan determinados como puntos de referencia, cosa necesaria en ciertas circunstancias de manejo, en que la navegación a estima sustituye el cálculo directo.

Valiant III

Sobre los guardabarros traseros no puede decirse lo mismo. Una línea de carrocería corre a lo largo del borde superior del mismo hasta la zona del faro trasero de posición y contrariamente a lo que podría suponerse, no sirve gran cosa como referencia. Aquí es donde la estima juega su última palabra, sobre todo para estacionar. Visto de costado, se aprecia inmediatamente el gran espacio que ocupan las puertas, sobre todo en el sentido longitudinal.
No obstante su ancho, las puertas no ofrecen una entrada totalmente cómoda y esto puede deberse al hecho que el piso está "sumergido", o sea que el umbral -si así pudiera llamarse- queda sobre nivel del piso. Luego, para entrar hace falta cierta acrobacia, no mucha pero algo, tanto adelante como atrás. Lo mismo puede decirse del "exit". Una vez sentado frente al volante, se experimenta una sensación de comodidad y amplitud acentuada sin duda por la posición del volante, lejos del respaldo del asiento delantero. Esto merece un capítulo aparte.

Valiant III

En general, los automóviles de manufactura norteamericana tienen a nuestro modo de ver, un defecto fundamental en su estudio ergonométrico. El volante está demasiado cerca del respaldo delantero, o dicho de otra forma, el plano perpendicular que pasa por el centro del volante, en el sentido transversal con respecto a la marcha del auto, está demasiado alejado del plano similar que pasa por los pedales. En el caso Valiant, ambos planos están más cercanos y esto se traduce en una más cómoda posición de manejo, desde el momento en el que el volante queda mas alejado del respaldo del asiento, proporción que se conserva a través de todo el recorrido del asiento. Por otra parte, el volante cerca del cuerpo del conductor tenía razón de ser en automóviles con dirección dura, vehículos de otra época, verdaderos bancos de prueba para bíceps y tríceps. Hoy esas cosas no suceden, los autos son más "blandos" y más cómodos. Y no hay razón entonces para adoptar como nuevo, una circunstancia cuyo motivo ya no existe. El diseño del interior, sobre todo del puesto de manejo del Valiant es de lo mejor en automóviles grandes de industria nacional.
A la vez, la disposición de los pedales es buena, bien dimensionados y espaciados aunque tal vez el del acelerador debería adoptar una posición más vertical, para que su accionamiento fuera mas horizontal. Parece complicado pero es así.

Valiant III
Las frenadas: buenas y en distancias cortas

La palanca del cambio de marchas es suave pero de recorridos y movimientos precisos. En el auto testeado, un desgaste del sincronizador de la tercera velocidad, hacía que ésta "cantara" algunas veces al conectarla, sobre todo cuando se pretendía hacer el cambio muy rápido. Fuera de esto, la palanca de cambios es muy buena, siguiendo la tradición de los Valiant anteriores. Los controles visuales también muy en "la onda". Circulares, como corresponde y bastante completos. Medidor de nafta y temperatura de agua y amperímetro, en esta caso siempre marcando carga, merced a los buenos oficios de un aparatito llamado alternador, cuyo mérito principal es la entrega de abundante cantidad de corriente eléctrica cuando gira a bajas revoluciones, traducido a lo práctico, cuando el auto anda despacio. Diez puntos por el alternador. Hubiéramos preferido tal vez la inclusión de un manómetro de aceite y por qué no decirlo, un "giornaliero" en el velocímetro que sirve para comprobar parciales de kilometraje.
El señor o la señorita que oficia de acompañante del conductor, encuentra poco espacio para las piernas. Para el que maneja este detalle pasa desapercibido porque en general anda con las piernas más encogidas por cuestiones de manejo. Pero el acompañante, que en la mayoría de los casos se aburre soberanamente, sobre todo en viajes largos y quiere descabezar un sueñito, encuentra que sus rodillas tienen una tendencia especial a chocar contra la parte inferior del panel de instrumentos. El asiento en si y el respaldo son amplios y mullidos, al puro estilo norteamericano, con corredera que a veces no funciona como debe. Las levas levantavidrios y manijas de las puertas están muy bien colocadas, dado que no chocan contra piernas o riñones en ningún momento. Lo mismo puede decirse del apoyabrazos, cómodo y bien ubicado aunque algo corto. Siguiendo con los controles, hablemos del "climatizador", entre nosotros: calefacción controlada. En el modelo III, este control es mecánico, ubicado en el medio del tablero, con tres tiretes que dejan pasar aire y agua caliente a voluntad por el radiador de calefacción, y control del ventilador de calefacción, además del paso hacia el parabrisas (desempañador). Lateralmente, bajo el tablero, existen dos entradas de aire fresco, que recomendamos no abrir luego de andar algún camino de tierra, por la cantidad de polvo que se acumula en la entrada del sistema y que invariablemente va a parar al interior del habitáculo.

Valiant III
El tablero del Valiant es de agradable estilo y ¡albricias! tiene todos los instrumentos con excepción del medidor de presión de aceite

El espejo retrovisor, que algunas personas usan solamente para ver las caras de lo que van atrás, tiene un sistema de "noche y día" que cambia el ángulo del reflector del vidrio, con lo cual se neutralizan las molestas luces de los faros de los que vienen siguiendo, permitiendo ver a la vez, con cierta inclinación de la cabeza, la posición de los mismos. El espejo cubre ampliamente la luneta trasera y asegura una buena visibilidad. Debe usarse, señores.
El asiento trasero ofrece muchas comodidades. Es ancho y profundo y no tiene fierros raros en su armadura. El espacio para las piernas es generoso, no obstante recomendamos a los ocupantes del asiento posterior cuidado al cruzar o descruzar las piernas, dado que los inevitables puntapiés dados al respaldo del asiento delantero se transmiten con notable facilidad a los fundillos de los pantalones y a través de ellos a los filetes nerviosos superficiales.
Tres pasajeros pueden ir adelante, sobre todo si se considera el ancho del asiento, pero el que va al medio tiene que aguantarse el túnel de transmisión. Atrás se repite el principio de ubicación, pero con un túnel mucho más bajo.
Hablemos de manejo. El conductor cómodo y bien ubicado. El automóvil, con su sistema de cebador automático no tiene problemas de arranque en frío y levanta temperatura en pocos segundos. Manejando, se tiene la impresión de andar en Chris Craft, por lo menos en cuanto a la suspensión se refiere.

Valiant III
El motor es el célebre y eficiente Slant Six de 137 HP

Muy pocos o ningún ruido de carrocería, aún luego de recibir abundante "leña". En realidad, en cuanto a aceleración y velocidad máxima, creemos que el automóvil testeado estaba por debajo de su verdadera performance pero a pesar de todo "empuja" lo suficiente como para no temer las competencias de luz verde. La estabilidad longitudinal, buena sin viento, cambio radicalmente con viento de lado, aún sin ser este muy fuerte. A esto se le suma la gran multiplicación de la dirección (más de cinco vueltas de volante de tope a tope), que impide corregir con la necesaria prontitud los efectos desviacionistas del viento. En curvas cerradas y veloces puede inducirse un neto sobreviraje con un golpe de volante y acelerador. En curvas abiertas, la condición de subvirante se hace mucho más notable.
La suspensión es decididamente blanda y los amortiguadores más blandos aún. Para un andar en ciudad, relativamente despacio, muy buena. Para andar en la ruta, le falta, lo mismo que a la presión de gomas recomendada.

Valiant III
Las dimensiones externas del Valiant III son generosas, pero el espacio interior es comparable con el de otros coches grandes. En cambio el baúl del Valiant es realmente inmenso

En este caso, con la recomendación de gomas blandas se busca que éstas ayuden a crear la impresión de alfombra mágica, pero las alfombras mágicas nunca fueron seguras para frenar y doblar. En cuestión de frenos, estos resultaron estables, tanto en la prueba de distancia como en las progresivas de frenado, que no se pudieron completar por quedar las cubiertas en el estado que aparecen en la foto. Aprovechamos la oportunidad para incluir en este texto una reflexión general a los fabricantes de automóviles y de cubiertas. Las velocidades actuales exigen las cubiertas mejores, no sólo por desgaste sino por resistencia a la deformación y afines, como tránsito en lluvia. Tal vez llegue el momento de ofrecer la opción de cubiertas especiales, por lo menos para los automóviles de más velocidad y sería muy interesante que provenieran de la industria nacional.
En cuanto a la visibilidad, buena para adelante y lado izquierdo, no tanto para la derecha y hacia atrás.
En resumen, mucho confort norteamericano en el conjunto, menos performance que la esperada y un andar suave y mullido a baja velocidad. En alta, algo de desviaciones laterales, no importantes. Buen frenaje en cuanto a estabilidad de los elementos frenantes y una necesidad urgente de cubiertas de otra calidad que las comunes.

Valiant III

Nota sobre los Road Test de la Revista Parabrisas: Por diversas fuentes, incluso Correo Parabrisas, hemos podido saber que mucha gente -aún dentro de las fábricas nacionales- están incompleta o incorrectamente informados sobre como hacemos nuestros Road Test.
En primer lugar, nuestros Test son absolutamente gratuitos para con las fábricas; también nos hacemos cargo de los gastos de la unidad: nafta, lubricantes, garaje, lavado, sueldos del personal, viáticos para los viajes y todo lo que signifique gasto, queda a nuestro cargo. La empresa se limita a entregar el coche y recibirlo de vuelta.
Los coches sujetos a test siempre son proporcionados por las fábricas y se usan en ciudad, en un viaje de ruta, y en el Autódromo Almirante Brown (ex Autódromo Municipal) donde se obtienen los datos de aceleración y frenado, reacción Tapley, etc.
En algunos casos, y ha sido aclarado en cada oportunidad, hemos adquirido test a publicaciones colegas a los efectos de dar a nuestros lectores una visión de algún auto no producido en la Argentina (Volkswagen, Cadillac, etc.)

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 

 



CONCLUSIONES

Los más

  • Posición de manejo

  • Diseño interior
  • Instrumental completo
  • Alternador
  • Espejo retrovisor interno con sistema "noche - día"
  • Sin problemas para el arranque en frío
  • Ausencia de ruidos de carrocería
  • Muy buena suspensión en ciudad

Los menos

  • Cierta dificultad para acceder a las plazas delanteras y traseras

  • Falta manómetro de aceite
  • Falta "giornaliero" o cuenta kilómetros parcial
  • Poco espacio para las piernas para el acompañante
  • Performances inferiores a las esperadas
  • Estabilidad longitudinal sensible a los vientos
  • Dirección muy desmultiplicada
  • Cubiertas de calidad insuficiente

VELOCIDAD MÁXIMA 150.600 KM/H
Promedio de varias corridas en sentidos opuestos

Equipo de test

- Ronald Hansen
- Emilio R. del Valle (n)
- Guillermo Mártire
Contando con la presencia del Sr. Ricardo García Navarro, de Chrysler Argentina Fevre y Basset.

En las pruebas de aceleración y frenado en el Autódromo del Parque Almirante Brown condujo la unidad el piloto de fábrica Sr Carlos Larroque. Las fotos son de V. Fredes.

ACELERACIÓN

0-40 Km/h

3.4 s

0-60 Km/h

5.9 s

0-80 Km/h

10.9 s

0-100 Km/h

17.5 s

0-120 Km/h

22.0 s

0-500 metros

32.6 s

0-100 Km/h-0

18.5 s

40 a 80 Km/h en II

6.8 s

40 a 80 Km/h en III

10.0 s

40 a 100 Km/h en III

16.4 s

40 a 120 Km/h en III

21.8 s

ERROR DEL VELOCÍMETRO

Vel Indicada

Vel Real

20

20.3

40

40

60

57.6

80
75
100
92
120
117

DIÁMETRO DE GIRO

A la derecha

11.85 m

A la izquierda

12.10 m

CONSUMO

Velocidad

Km/Lt

En ciudad

5.60

a 40 Km/h

11.20

a 60 Km/h

10.60

a 80 Km/h

9.00

a 100 Km/h

7.60

a 120 Km/h

5.40


VELOCIDAD MÁXIMA EN CADA MARCHA

I

66 Km/h

II

128 Km/h

III

150.6 Km/h

IMPERMEABILIDAD
Agua: Escasas filtraciones por el borde inferior de la puerta delantera.
Tierra: Filtraciones por los marcos de las puertas y filtraciones abundantes en el baúl
En el caso de la prueba de agua se utilizó el túnel de lavado (80 lb/pulg2) cedido gentilmente por la firma Washer Soc. en Com. por Acciones de Av. Figueroa Alcorta 6438

EN LAS PRUEBAS DE "FADE" HUBO ALGUNA PÉRDIDA DE PODER FRENANTE PERO DE POCA MAGNITUD. DENTRO DE LO QUE ES NUESTRA PRUEBA EL COCHE FRENÓ BASTANTE BIEN, CONSIDERANDO SU ELEVADA VELOCIDAD


La goma: Y bueno, para algo nos pagan. Esto ocurrió durante una prueba de frenado

EL ESCALONAMIENTO DE LAS TRES MARCHAS RESULTA BASTANTE ACEPTABLE


La bureta. Este es el instrumento que usamos para medir el consumo de combustible

LA CURVA DE CONSUMO INDICA UN PROGRESIVO AUMENTO A MEDIDA QUE SE INCREMENTA LA VELOCIDAD. A 80 ANDA CON ACEPTABLES 9 KM/LT, PARA DESCENDER A MEDIDA QUE SE LA INCREMENTADA RESISTENCIA AERODINÁMICA ABSORBE CADA VEZ MÁS POTENCIA

Chrysler Valiant III
Los limpiaparabrisas son eléctricos, tienen dos velocidades y limpian una zona amplia

Chrysler Valiant III
El acelerómetro Tapley no es de norma... El crique está montado en forma bastante prolija en el baúl. Es del conocido tipo de cremallera y gancho trepador. El baúl es gigantesco y al abrirse la tapa se prenden dos lucecitas que indican esta circunstancia a los que puedan venir de atrás

Chrysler Valiant III

LA VISIBILIDAD ES BUENA EN GENERAL

Chrysler Valiant III
El alternador: de especificación standard en el Valiant, es interesante por su carga en baja y su poca variación al acelerar

LOS CIRCULOS DE VIRAJE ACEPTABLEMENTE REDUCIDOS CONSIDERANDO EL TAMAÑO DEL COCHE

Características técnicas

Motor

Slant six. 6 cilindros en línea, 4 tiempos, enfriado por agua. Cilindrada 3.667 cm3. Relación de compresión 7.3:1 Potencia máxima 137 HP SAE a 4.000 rpm Par motor 29 mkg a 2.400 rpm. Carburador Holley RX 7218 A

Transmisión

Tracción trasera. 3 velocidades. Relaciones finales de transmisión: 1era 9.27:1 2da 5.40:1 3era 3.07:1 MA 12.13:1. Palanca al volante

Suspensión

Delantera: Independiente. Trapecio deformable. Barra de torsión.
Trasera: Eje rígido. Elásticos longitudinales

Dirección

Bolillas recirculantes

Neumáticos

6.40 x 13"

Frenos

Adelante de disco. Traseros de tambor

Sistema eléctrico

Alternador de 12v 40 Amp

Peso y dimensiones

Peso Vacío (Kg): 1.325
Largo (mm): 4.976
Ancho (mm): 1.773
Alto (mm): 1.376
Distancia entre Ejes (mm): 2.819
Trocha Delantera (mm): 1.419
Trocha Trasera (mm): 1.412

Vea también

Valiant V-200

Road Test del Valiant V-200
Revista Parabrisas Nro 25. Diciembre de 1962

Valiant IV

Road Test del Valiant IV
Revista Automundo Nro 101. Abril de 1967

Valiant IV GT

Road Test del Valiant IV GT
Revista Parabrisas Nro 69. Septiembre de 1966

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas