Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Puelche Buggy - 1974

 

Creado para la playa

 

Revista Corsa Nro 401. Enero de 1974
(Test disponible gracias a la amabilidad de Norberto Crespo)

 

Puelche Buggy

Son para andar por la arena pero se ven más en las ciudades. ¿Resultan entonces los buggies una suerte de vehículo todo propósito?. ¿Puede ser una solución más barata para andar en auto?. Lo analizamos a través del clásico road test

Originalmente se denominaron "dune buggies". Lo que en idioma inglés significa "cascarudito de las dunas". Una correcta definición de los propósitos con que fue inventado en los Estados Unidos este nuevo divertimiento para quienes pueden bancarlo.
Porque allá, país de ingresos económicos descansados en buena parte de la población, se pueden dar el lujo de crear juguetes con fines limitados, exclusivos, funcionales para el medio que fue pensado, y caros.
El juguete gustó, y la costumbre de ir a las playas (en USA) con los divertidos "buggies" prendió como peste. Así también empezaron las evoluciones en torno al tema central: comenzó la proliferación de cascos mejores, se les aplicaron motores inusitadamente potentes para tales bichitos y por fin, y como lógica consecuencia de aquella insospechada carrera armanentista, nacieron las carreras en circuitos diagramados sobre el mismo hábitat natural de los potentes cascarudos, los médanos y las playas.
Con una variante que en un par de años se convirtió en clásico, la Baja 1000. Una justa deportiva a lo exagerado -como suele ocurrir en los EE.UU.- que sube montañas, recorre desiertos, se mete por México, baja hasta el mar y destroza cualquier tipo de vehículo con ruedas. Participan multitudes de jeeps, camioncitos doble tracción y -por supuesto- "buggies".
Este anecdotario sirve como elemento ilustrativo del fin si se quiere práctico (aunque paradojicamente sean elementos absolutamente suntuarios y prescindibles) para el que fueron divertidamente concebidos. De ellos habla por sí solo todo el aspecto del aparato prototípico: estructura tipo "palangana" autoportante de plástico, construcción económica, muy bajo peso, elementos mecánicos aprovechados de coches de serie, colores vivos, dudoso confort, aspecto de verano y vacaciones, llantas anchas y fácil acceso al motor y piezas mecánicas importantes.

Puelche Buggy

Es un juguete playero. Para esto comenzó a venderse en "kits", que en idioma inglés quiere decir "piezas desarmadas para armar...".
Así llegó el contagio a estas costas. Con las consecuentes desviaciones (aberrantes en muchos casos) que le imprimió el uso argentino.
Llegó para que nuestros siempre listos constructores lo ofrecieran como "kit", desarmado, con algunos fierros importantes faltantes pero a muy bajo precio (aparentemente). Porque con el "kit" en casa recién allí empieza la verdadera inversión. Normalmente por las ofertas de nuestro parque, los "buggies" criollos son construidos para aceptar mecánica Renault. Ergo, con las cosas desarmadas que entrega la fábrica, y para mantenerse dentro de la línea del menor gasto posible, el mejor camino para llegar al modelo terminado es el de apelar a los Renault destrozados. Es decir, una buena pichincha es la de conseguir un coche quemado o muy chocado, que se pueda comprar por unos relativos pocos pesos. Esos fierros irán a parar al vehículo playero mediante un pequeño esfuerzo y algo de habilidad. Lo que se puede reemplazar por otras posibilidades.
1) Con todos los fierros y los plásticos dirigirse al taller más cercano y encargar el armado del cochecito. La que obviamente encarecerá el producto final.
2) Con los elementos básicos del "buggy" completar el conjunto con motor, caja puente, suspensiones y transmisiones originales de fábrica cero kilómetro. Lo que eleva el precio tal del "juguete" a niveles insospechados. Encareciéndolo exageradamente pero, de alguna manera poniéndolo en el precio real de estos "cascaruditos" presuntamente muy económicos en cuanto a su precio de venta, que en estos momentos bailotea alrededor de los dos millones y medio de pesos moneda nacional (según cálculos de Test del Ayer apróx u$s 8.000)

Puelche Buggy
El Puelche tiene un aspecto sumamente personal y agradable que lo hace inconfundible entre sus congéneres argentinos. La terminación de la carrocería es impecable

Aquí llegamos a nuestro principio. Un principio repetido porque ya en alguna oportunidad prolongada nos habíamos movido en Villa Gesell y luego en Buenos Aires con un Puelche (el 1er "Dune Buggy" fabricado en el país). En aquel primer caso tuvimos un ejemplar de carrera. Justamente lo fuimos a buscar a Gesell donde corrió una carrera con el flaco Jouchet como piloto. Las diferencias entre uno y otro aparato son siderales. El que manejamos esta vez para elaborar un test era un modelo absolutamente doméstico. Equipado con un motor Renault Gordini 850 absolutamente standard y con sus 35 HP.
Aunque la gran diferencia la medimos con todas nuestras sensaciones por la diferencia de terrenos en que nos movimos en uno y otro caso. La primera vez (con el Puelche de carrera) gozamos manejándolo entre los médanos muy rápido y en la playa. Ese escenario justifica el invento norteamericano. Y hasta la inversión que representa (alta para una persona joven, interesados numero 1 en este tipo de aparatos). En los médanos aceleraba como sobre pavimento (una figura poética), trepaba, saltaba y -sobre todo- aguantaba. Es verdaderamente un placer deslizarse médano abajo acelerador a fondo para volver a trepar a otro derrapando. La diversión se complementa con la capacidad de transporte de personal del cochecito. Cinco personas (dos adelante y tres atrás, siempre que no esté colocada la capota) que, dependiente de las condiciones del propietario y/o del conductor del vehículo, pueden ser tres aparatos en bikini que se transformarían automáticamente en el reaseguro de la inversión hecha en el redituable medio ...

Puelche Buggy
Una de las posibilidades: La capota playera. Se la fija al parabrisas, se apoya en la roll - bar y la sujetan dos tiradores. Además se puede colocar la capota completa que tiene dos puertas de quita y pon

Con el segundo Puelche, el del test, tuvimos mucho menos suerte. Por esas cosas de la vida estuvimos todo el tiempo que duraron las pruebas anclados en Buenos Aires capital.
Indudablemente este no es el medio para el que fueron concebidos estos aparatitos. Y el efecto vital que hace sentir es un poco como pez fuera del agua. Y paradojicamente, las circunstancias equis de nuestros individuos, hicieron que el buggy se convirtiera en un coche tanto de uso ciudadano como playero. Incluso es posible que se los utilice más en las calles asfaltadas para el tránsito diario que como entretenimiento veraniego. Esta es la más importante de las aberraciones a que nos referimos en algún párrafo anterior. Porque de ninguna manera el "cascarudo de las dunas" fue pensado como coche ciudadano que para colmo la mayoría de los usuarios lo pretende una máquina de corte deportivo (entendiéndose por esto auto sport).

Puelche Buggy

Las características del Puelche lo inhabilitan en cierta forma para esto. Lo de las llantas anchas no sería un impedimento grave ya que podría complementarse el conjunto con un equipo de cuatro ruedas angostas. Es decir, que los sufrimientos que implica andar en el pavimento y empedrado con esas exageradas patonas (agravado por la corta distancia entre ejes del buggy) se podría solucionar (si soluciones paliativas es lo que pretende) mediante el reemplazo de unas adecuadas de menos anchos. Pero allí no terminan las cosas. Si bien la capota que diseñaron para el Puelche -con todas sus posibles combinaciones- es muy efectiva, en invierno todas las características del coche, más la capota con sus inevitables filtraciones, lo convierten en el témpano de tortura rodante.
El vehículo es liviano (495 kilos) y las mismas suspensiones del Renault lo hacen insufriblemente saltarín. Aunque la tenida en ruta es sumamente destacable. Dobla -en efecto- como un aparatito deportivo y para juguetear al corredor (para hacerse el Riganti) el sistema de dirección bien directo y la posibilidad de inclinar el cuerpo y ver las ruedas al aire, crean el clima ideal.

Puelche Buggy

Lástima que nos faltaba potencia. Al motorcito Renault le faltaban caballos para caer (también nosotros) en la utilización falsa del buggy como veloz vehículo de sport ciudadano.
El diseño del Puelche incluye un volante de dirección de diámetro y construcción adecuada y un tablero de instrumentos completo aunque de muy mala calidad (al cabo de unos días dos instrumentos dejaron de funcionar y la aguja del tacómetro marcaba aproximación a los saltos). Los instrumentos que integran el tablero son: nivel de combustible, amperímetro, presión de aceite, temperatura de agua, velocímetro y tacómetro. El amperímetro y la esfera de medición del nivel de nafta quedan tapados por el aro del volante y es preciso inclinarse para leerlos bien. El panel se complementa con una luz testigo de luz de giro y el switch del limpiaparabrisas.
La pedalera y mando de cambios siguen siendo originales Renault.
La posición de la palanca es buena y colabora para hacer creer que uno maneja un Gran Turismo.
La posición de manejo es cómoda para cualquier altura de conductor. Las butacas mantienen una gran distancia de atrás hacia adelante o viceversa. Pero éstas entre sí, anatómicamente, son muy incómodas. Llegan a producir dolores en el cuerpo, sobre todo por los saltos y los movimientos bruscos típicos del buggy.
Los faros delanteros -muy lindos y estéticos- son los standard del Citroën 2 y 3 CV. Aportan un haz de luz adecuado para la velocidad máxima del Puelche que probamos.
En definitiva, un excelente aparato para divertirse en la arena, en la playa, en el verano. Pero un coche profundamente discutible para el uso ciudadano. Lo ideal sería tenerlo como segundo auto para los ratos de diversión.

Puelche Buggy

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 




ELEMENTOS COMPONENTES DEL KIT BÁSICO

  1. Carrocería
  2. Capot delantero
  3. Capot trasero
  4. Tablero de instrumentos
  5. Guanteras
  6. Tapas de aberturas de pedalera
  7. Soporte rueda de auxilio
  8. Soporte batería
  9. Soporte butaca de acompañante
  10. Dos jambas de fuerza
  11. Dos deflectores de aire del radiador
  12. Chasis
  13. Dos butacas
  14. Parabrisas completo
  15. Perfil de goma juntaparabrisas
  16. Paragolpes (pintados)
  17. Barra antivuelco (pintada)
  18. Bulones con cabeza pintada para fijación del parabrisas
  19. Codo para tanques de nafta
  20. Soporte máquina limpiaparabrisas
  21. Insignia Puelche
  22. Manual de armado

Elementos que se proveen como opcionales

  1. Pintura a elección
  2. Cromados de paragolpes y barra antivuelco
  3. Capota convertible, puertas forradas y cierre automático en ventanillas
  4. Capota playera en colores de fantasía en tela plástica
  5. Fundas de butacas en cuerina con elástico para quita y pon
  6. Juego de alfombra en plástico para torpedo y piso
  7. Capuchón de cuerina para palanca de cambio
  8. Volante Puelche en cuero
  9. Volante Puelche en madera
  10. Perilla con insignia Puelche de madera para palanca de cambios
  11. Corredera de butaca para el conductor
  12. Instrumental deportivo
  13. Instalación eléctrica
  14. Juego de faroles completos
  15. Múltiple y escape tipo Abarth con tratamiento especial anticorrosivo
  16. Tapa de válvulas en aluminio con inscripción Puelche
  17. Llantas de aleación liviana diseño Puelche 13" x 7"
  18. Llantas de acero ensanchadas en 13" x 5" y 13" x 6" cromadas
  19. Pintadas

VELOCIDAD MÁXIMA 107.142 KM/H
Promedio de varias corridas en sentidos opuestos. En cuarta velocidad a 4.600 rpm

ACELERACIÓN

0-20 Km/h

2.4 s

0-40 Km/h

5.3 s

0-60 Km/h

10.0 s

0-80 Km/h

20.3 s

0-100 Km/h

48.5 s

40 a 60 Km/h

10.7 s

40 a 80 Km/h

25.2 s

40 a 100 Km/h

52.4 s

0-500 metros

26.1 s

0-1000 metros

44.6 s

CONSUMO

Velocidad

Km/Lt

a 40 Km/h

18.00

a 60 Km/h

19.00

a 80 Km/h

17.50

a 100 Km/h

13.50


DISTANCIA DE FRENADO

a 20 Km/h

3.00 m

a 40 Km/h

18.40 m

a 60 Km/h

32.55 m

a 80 Km/h

53.20 m

a 100 Km/h

68.45 m


VELOCIDAD A 1000 RPM

I

7 Km/h

II

11.25 Km/h

III

17.03 Km/h

IV

24.94 Km/h


VELOCIDADES MÁXIMAS DE LOS CAMBIOS DE MARCHA

I

37 Km/h a 6.800 rpm

II

61 Km/h a 6.800 rpm

III

93 Km/h a 6.800 rpm

IV

107.142 Km/h a 4.600 rpm


ERROR DEL VELOCÍMETRO

Vel Indicada

Vel Real

20

20.58

40

41.01

60

67.41

80
87.80

DIÁMETRO DE GIRO

A la derecha

7.51 m

A la izquierda

8.24 m


Características técnicas

Motor

Renault Gordini standard. 850 cm3 de cilindrada, 4 cilindros, válvulas a la cabeza, árbol de levas lateral. Carburador simple de una boca. 35 HP de potencia. Ubicación longitudinal trasera

Transmisión

Caja puente Renault de cuatro velocidades. Palanca al piso. Tracción trasera. Relaciones: 1era 3.7:1 2da 2.28:1 3era 1.52:1 4ta 1.035:1 MA 3.7:1 Relación final del puente: 4.37:1

Suspensión

Delantera: Independiente trapezoidal con parrillas y reactores. Resortes y amortiguadores hidráulicos (el mismo sistema Renault).
Trasera: Independiente. Semiejes oscilantes con resortes y amortiguadores telescópicos. Barras reactoras

Frenos

Hidráulicos de campana sobre las cuatro ruedas y freno de estacionamiento accionado por cable

Llantas

De aleación liviana con perforaciones. Medidas. Delanteras: 13" x 5" Traseras 13" x 7"

Cubiertas

Radiales. Delanteras 165 SR 13 Traseras 185 SR 13

Carrocería

En fiberglass (plástico reforzado)

Chasis

Diseño propio. Tubular

Dimensiones

Largo 3.15 metros. Ancho 1.45 metros. Alto (con capota) 1.36 metros. Trocha delantera 1.32 metros. Trocha trasera 1.35 metros. Distancia entre ejes 2.05 metros. Peso 430 kilos. Con tanque lleno 495 kilos


NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.

Vea también

Los autos del verano

Los autos del verano
Revista Corsa Nro 289. Noviembre de 1971

Road Test del Citroën Mehari
Revista Parabrisas Nro 69. Septiembre de 1966

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas