Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Lotus Eleven Réplica - 1989

Un clásico "cero kilómetro"

Revista Parabrisas Nro 130. Marzo de 1989


Lotus Eleven Réplica
Lotus Eleven - Ford Cortina. Prototipo construido por el arquitecto Rodolfo Iriarte

Fue uno de los hitos entre los diseños del británico Colin Chapman. Por sus líneas, su agilidad y sus resultados deportivos antes de que los Lotus llegaran a la Fórmula 1. Un entusiasta argentino el arquitecto Rodolfo Iriarte (también responsable del Benjamín), construye en pequeña serie esta réplica admirable. Le mostramos el primer ejemplar que anda por Buenos Aires

Quien lo vea sorpresivamente por la calle, y entienda algo de autos, se llevará una sorpresa mayúscula. ¿Un Lotus-11 en Buenos Aires? ¿Y de dónde salió si jamás se vieron esos autos en la Argentina?
Es cierto. Jamás llegaron a nuestros pagos aquellos primeros exponentes del genio creador de Colín Chapman que sorprendieron llamativamente a los observadores del Viejo Mundo. Por aquellos años, la Argentina dejó de organizar carreras internacionales -la última de esa época fue en 1958- y una gran parte del automovilismo internacional quedó reducido para nosotros a las imágenes de las revistas extranjeras.
Entre esas imágenes venidas de lejos, el Lotus-11 ocupó de inmediato un lugar de privilegio. Nacido del tablero de Chapman en 1956, el "Eleven" había sido precedido por los tipos 8, 9 y 10 con los cuales Chapman ya había dado muestras de su búsqueda de autos muy aerodinámicos, muy livianos y capaces de competir de igual a igual con autos mucho más potentes, gracias a un diseño de avanzada. El primero había sido el 8, con el cual Chapman pasó del ultrasencilloLotus-Seven a una carrocería envolvente y pensada con criterios de la aeronáutica. No es una sorpresa si se agrega que Chapman le había encargado el diseño de esa carrocería al estilista Frank Costin -hermano de Mike, posteriormente creador de Cosworth junto a Keith Duckworth- quien provenía del departamento de ingeniería de la fábrica de aviones De Havilland.
Pero el 11 fue la culminación de esa serie de autos sport de pequeña cilindrada con los que Chapman cimentó su primera fama.

Lotus Eleven Réplica
Tres cuartos de perfil trasero del Lotus Eleven que construye el arquitecto Rodolfo Iriarte

Lotus 11 en Buenos Aires

El arquitecto Rodolfo Iriarte, como muchos otros argentinos entusiastas del automóvil no pudo dejar de reparar hace ya 30 años en las sorprendentes formas de esos autos innovadores. "Siempre me gustaron los autos livianos, ágiles y de mucha performance aunque tengan un motor chico", explica Iriarte, quien ya tiene en su haber varios ejemplares únicos extraordinariamente logrados.
Pero esos primeros intentos se habían limitado a reproducir una concepción ultraclásica: los autos sport dos asientos característicos del estilo británico de preguerra, tales como los Invicta o los "special" sobre base mecánica Riley.
Hace poco más de un año, en cambio, Iriarte decidió dar un paso de importancia en su carrera de constructor amateur con ganas de transformarse en profesional: iniciar la producción de una serie limitada de autos sport de dos asientos que son una réplica exacta del Lotus-11.
En distintos viajes a Inglaterra, Iriarte había observado en detalle la construcción actual de réplicas del Lotus-11 por parte de una pequeña fábrica llamada Westfield Sports Cars. Más de 30 años después de la aparición de ese modelo de Colin Chapman, no existen problemas legales para construir una réplica dirigida al mercado de una nostalgia de enorme difusión tanto en Inglaterra como en
toda Europa y Estados Unidos. Una nostalgia activa, por cierto, ya que quienes compran estos autos no lo hacen para mantenerlos bajo el plumero en el garaje como simples coleccionistas sino que los usan para correr en las innumerables reuniones de autos sport de época que en realidad cubren un vacío indiscutible: los aficionados no pueden aspirara competir en la actual categoría sport debido a los costos y la especialización de autos que son casi una computadora rodante.

Lotus Eleven Réplica
Detallada transparencia del Lotus Eleven original

Las cosas son mucho más accesibles, en cambio, con autos como el Lotus-Eleven, dotado de una mecánica convencional, suficientemente liviano como para brindar grandes emociones con poca potencia y fácil de reparar si uno sufre cualquier toque indeseado con los competidores o con el paisaje circundante.
Todo eso se brinda en Europa por un precio módico -unos 15.000 dólares por cada ejemplar Westfield, sin incluir el grupo motor-caja- y un poco más barato si uno lo compra cómo kit para armarlo en el fondo. Con esta simple receta, la fábrica Westfield vende unos 100 ejemplares al año, número que da la exacta medida de ese mercado en expansión.
Iriarte apunta al mismo esquema en nuestro medio. "Con la diferencia que aquí se pueden bajar los costos y producir un chasis completo con carrocería, ruedas, suspensiones y todo listo para recibir el motor por no más de 10.000 dólares." Con esa diferencia a su favor, Iriarte estima que la réplica del Lotus-11 construida en la Argentina puede ser perfectamente exportable.

Notable resultado

De sus instalaciones en un galpón prestado de una fábrica metalúrgica de San Fernando, han salido ya las primeras unidades de una serie de seis autos que constituyen el paso inicial. Dos de esos autos -de los cuales uno es el que vemos en las fotos- llevan un motor similar al que equipaba a los Lotus-11 en su época, el clásico motor Ford Cortina con tapa Lotus doble árbol. Iriarte rescató del olvido dos motores que quedaban de los Ford Cortina Lotus de Turismo Mejorado que hace unos 25 años corrieron y ganaron en pruebas por campeonatos locales.
Los restantes ejemplares pueden llevar, a gusto del cliente, grupo motor-caja de VW-1500 o de Fiat-125, que se adaptan sin problemas al espacio que brinda el vano motor del Lotus-11.

Lotus Eleven Réplica
El arquitecto Iriarte junto a la estructura tubular de una de las unidades que están en construcción en San Fernando

En cuanto a la construcción del auto en la Argentina, Iriarte señala que prácticamente no presenta problema alguno. De la fábrica Westfield de Inglaterra trajo partes de la carrocería para sacar los moldes de plástico necesarios para producir todo lo que va en resina, o sea capó, cola, puertas y algunos paneles laterales. La base del auto es un chasis tubular sobre caños de sección cuadrada -lo más simple del mundo, como lo eran en el original de Chapman, quien también ahorraba costos- un piso de aluminio soldado, que contribuye a dar una gran rigidez estructural al casco y un torpedo - cajón central de aluminio donde luego se encastran las piezas de plástico por medio de simples enganches de tipo competición.
Todo el conjunto es de una sencillez notable, reveladora del genio chapmaniano que comenzó a manifestarse en los autos sport antes de pasara las palabras mayores de la Fórmula Uno.
Por la misma razón, no hay prácticamente limitaciones para la fabricación en nuestro país. Elementos de suspensión, rótulas, amortiguadores regulables, todo está disponible en el mercado local. La única diferencia respecto al modelo original es que no se puede utilizar el eje trasero De Dion, la única pieza que presenta una complejidad de construcción que incrementaría notablemente los costos ya que no existen dispositivos similares en el país.
Iriarte optó entonces, por la solución más accesible posible que es la de colocar el eje rígido trasero de un VW-1500 o de Ford Taunus. El resultado no parece alterar las sobresalientes cualidades de estabilidad y performance del Lotus-11 argentino.

Lotus Eleven Réplica
Debido a la comparación de costos con la empresa inglesa que construye unidades similares, no es descabellado pensar en la exportación de los "Lotus Eleven Argentinos"

Un auto "for export"

Pero, sin duda, lo más notable a la vista es la calidad de construcción y la fidelidad de reproducción lograda por Iriarte en esta réplica del original de Chapman. El constructor señala que una vez dibujado el chasis y la carrocería con las medidas correctas, la calidad de trabajo de los técnicos artesanales acostumbrados a la construcción náutica -como los que han llevado a cabo buena parte de esta novedad argentina- permite construir un auto con el mismo nivel de exigencia al europeo o norteamericano.
Por esa misma razón, Iriarte confía en la viabilidad de su exportación. Westfield de Inglaterra vende el 50 por ciento de su producción en el Reino Unido pero la otra mitad se exporta hacia Estados Unidos, Japón y otros países europeos.
Sin ninguna traba legal que lo impida, Iriarte tiene derecho a imaginar que puede competir perfectamente en el mercado internacional. "Cuando hablé de esa posibilidad con el fabricante de los Lotus Westfield, Chris Smith, me respondió con una sonrisa: el mundo es suficientemente grande para los dos."

Texto y fotos: Germán Sopeña

Lotus Eleven Réplica

Lotus Eleven Réplica
Nacido del tablero de Colin Chapman el Eleven es una clara muestra de la búsqueda del constructor inglés por las formas aerodinámicas

Lotus Eleven Réplica
Una de las primeras dos unidades salidas del taller de San Fernando. Estas están equipadas con motores Ford Cortina con tapa Lotus doble árbol

Lotus Eleven Réplica
De la fábrica de Westfield se trajeron partes de carrocería para sacar los moldes de plástico necesarios para producir lo que va en resina o sea el capot, las puertas, cola y algunos paneles laterales. El resultado es notable

Deja tu comentario sobre este Road Test




Cotizá ahora el seguro para tu auto

Lotus Eleven Réplica
Primer plano del tablero de cuidada terminación

Lotus Eleven Réplica
Detalle de la suspensión delantera de la réplica de Iriarte

Lotus Eleven Réplica

Características técnicas

Constructor

Arquitecto Rodolfo Iriarte

Chasis

Multitubular, caños de sección cuadrada

Suspensión

Delantera: Independiente, caños de sección cuadrada
Trasera: Eje rígido

Dimensiones

Distancia entre ejes 2.23 m; Largo 3.35 m; Ancho 1.53 m; Alto 0.86 m; Trocha delantera 1.15 m; Trocha trasera 1.14 m. Peso aproximado 600 kg.

Lea también

Lotus Seven

Road Test del Lotus Seven
Revista Corsa Nro 165. Junio de 1969

Biscayne Cobra Roadster

Biscayne Cobra Roadster
Revista Parabrisas Nro 276. Octubre de 2001

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas