Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia - 1989

Un verdadero desafío

Revista Parabrisas Nro 128. Enero de 1989

 

Operativo Ruta 40 ida y vuelta con Ford Escort Ghia

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Los tres Escort, bajando desde casi 5.000 metros de altura con rumbo a Salta. Un camino espectacular

De las empinadas cuestas del extremo norte con huellas casi vírgenes de laja volcánica, en pocas horas pasamos a transitar los ásperos caminos de ripio de la Patagonia. Una prueba dura, de gran exigencia que puso a prueba la robustez mecánica y estructural de los Ford Escort Ghia que Autolatina puso en manos de Parabrisas. Fueron casi 9.000 kilómetros de Ruta 40 divididos en ocho etapas a un promedio de 103,334 km/h con un consumo de 12.51 litros cada centenar de kilómetros recorridos. Una experiencia inolvidable que pasamos a relatarle

De ninguna ruta nacional se habló tanto como de la RN-40. Gobernadores, diputados, senadores, secretarios de Turismo de turno, ingenieros y militares se ocupan, periódicamente, de reflotar el antiguo proyecto de pavimentar la RN-40 desde el extremo norte al sur y de su importancia geopolítica.
Sin embargo, la RN-40 sigue mostrando de Río Mayo hacia abajo, un ripio devastador, sin huella, de piedras inmensas que atentan contra la integridad de los neumáticos y del automóvil en general. Algunos tramos de asfalto relativamente nuevos son irrelevante testimonio de que alguien se acordó de ella no hace mucho tiempo.
Denominada "columna vertebral" de la Argentina, por serpentear junto a la cordillera desde Abra Pampa hasta Río Turbio, la RN-40 se debe dividir a partir de Mendoza en dos sectores: norte y sur.
Hacia el norte, excepción hecha del cruce del Abra del Acay y algunos de los tramos posteriores a San Antonio de los Cobres, puede transitarse a ritmo turístico siempre y cuando se cuente con un auto bien equipado y en condiciones. La región tiene tal encanto que vale la pena descubrirla.
El sur es otra cosa. Hasta Río Mayo (400 kilómetros más allá de Esquel) un usuario común puede atreverse. De allí en más, comienza un camino áspero, de ripio pesado, traicionero y muchas veces sin huella, mostrándose como un manto uniforme de canto rodado sin base firme. Piedras que golpean implacablemente abajo atentando contra la integridad de los sistemas de escape, de frenos, amortiguadores y todo lo que se encuentre expuesto -o no- en la parte inferior del vehículo. Sin duda, un camino exclusivo para pick up's y si son de doble tracción, mejor.
Prueba de esto, es que no encontramos automóviles particulares en esas largas rectas de Bajo Caracoles, Casa Riera, La Horqueta, Tres Lagos ... parajes desolados de la Patagonia donde el espectáculo se repite durante cientos y cientos de kilómetros.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Festejo a horas del mediodía en Abra del Acay, pas en automóvil más alto de América. Arriba, los Escort Ghia saliendo del ACA Central a la cero hora del 18 de noviembre

Los autos, las metas, los imponderables ...

Autolatina consideró que el Ford Escort Ghia era el modelo adecuado para encarar este raid (¿aventura?) que debía desarrollarse a más de 100 km/h de promedio neto.
La robustez demostrada en ocasión del road test del "GL" nos hizo pensar que no estaban equivocados. A mediados de noviembre, los tres Escort Ghia estaban listos para retirar de la planta de Pacheco. Allí nos encontramos con la primer sorpresa: los autos irían totalmente standard. Esto significa en idioma llano que no estarían equipados con amortiguadores más rígidos, ni chapones cubrecarter de mayor espesor, ni cámaras en los neumáticos Pirelli P-44, ni protecciones en las cañerías de freno.
El riesgo era grande, pero la gente de Autolatina prefirió asumirlo a costa de lograr el objetivo con un auto absolutamente standard, similar al que se pondrá en venta en los concesionarios. Todo se limitó a dos neumáticos de auxilio por auto, repuestos vitales repartidos en cada unidad, tubos de oxígeno para afrontar el Abra del Acay (5.000 metros sobre nivel del mar) y un vehículo de apoyo con más cubiertas, filtros, bombas de nafta, correas, etcétera.
Cruzar el Abra del Acay era una de las metas establecidas. Guiado por los sabios consejos de Federico Kirbus: ("Yo pasé hace unos seis meses, no le preguntes a nadie sobre el estado del camino, andá que van a pasar...") encaramos con resolución el tramo más complicado y que podía variar nuestros planes. Costó trabajo, tiempo (más de 10 kilómetros trepando en primera velocidad) y un gran esfuerzo por parte de todos. Se encararon retomes una y otra vez hasta superarlos y llegar hasta el ansiado cartel que soportaba los embates del viento del mediodía que indicaba que estábamos en uno de los pasos de automóviles más altos del mundo.
Según el propio Kirbus, el del Acay es el cruce para automotores (casi todas pick-ups de tracción integral) más alto de América. Sus mediciones certifican que el Acay está a 4.907 metros sobre el nivel del mar en tanto el de Ticlio - Anticona (camino de Lima a La Oroya en Perú) está a 4.843 metros. Hay algunos lugares donde se llega a mayor altitud en vehículos automotores del tipo utilitario, pero se retorna por el mismo camino caso de algunas minas en Chile y Bolivia. Es decir, no hay paso. Por último, nos informaba Kirbus, existen en el Tibet algunos nuevos trazados para camiones que podrían estar por encima de los 5.000 metros.
Cuando dejamos atrás Abra del Acay, suponíamos que la segunda etapa estaba cumplida y que una vez arribados a Abra Pampa (final de la RN-40 en el norte) volveríamos por la RN-9 hacia Salta. No fue así. En San Antonio de los Cobres, la DNV nos informaba que no intentáramos seguir por la RN-40 porque la huella era muy profunda y ningún automóvil podía circular en esas condiciones. "Camino abierto con precaución sólo para camiones y pick-ups. Cerrado para automóviles", fue el breve informe.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Tuvimos problemas de gomas. Cambiarlas a 4.000 metros no es tarea agradable

Hombreando bolsas a 3.000 metros

Retornados a San Antonio de los Cobres, nos dirigimos a Salta por la Cuesta de Muñano y la Quebrada del Toro, un camino más corto pero mucho más complicado que la RN-40 hacia Abra Pampa.
Las penurias y los atrasos de ese segundo tramo, tendrían un broche inolvidable. A poco de superar la trepada de Muñano, por Alfarcito, en una curva ciega a la derecha, ramas y piedras obstruían el camino. Más adelante, un chofer solitario con un viejo camión -al que algún inconsciente había cargado con treinta toneladas de bolsas de bórax-, nos hacía señas de que no podríamos pasar.
Antes de coordinar y analizar la situación, ya pensábamos en pernoctar en la poco acogedora San Antonio de los Cobres o volver atrás por Abra del Acay hasta Cafayate y de allí a Salta. Pero esas opciones eran delirantes sobre todo encontrándonos a poco más de 100 kilómetros de Salta capital.
Fue entonces cuando Jorge Maggi sentenció: "O le bajamos las bolsas para que este tipo mueva el camión y nos deje lugar o nos quedamos a vivir acá". Una posibilidad poco interesante pensando en las temperaturas nocturnas. Descargadas más de cien bolsas de 50 kilos cada una, ante la mirada impávida del camionero, el mastodonte llegó a moverse costosamente hasta dejar lugar para el paso de un auto. ¿Las bolsas? Si el chofer no las cargó nuevamente, aún deben estar tiradas en el camino. Unos cincuenta minutos más tarde, la caravana de tres Escort, ponía proa a Salta.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Segunda etapa y momentos duros

A falta de nafta, bueno es el alcohol

Superados los tres primeros parciales, el tramo norte desde la cabecera en Mendoza, había sido cubierto. Sólo nos quedaba la bronca de no haber podido pasar por el extremo norte: Abra Pampa. Pero uno propone y los caminos disponen.
La etapa a Esquel tenía 1.525 kilómetros de los que aproximadamente el 45 por ciento era de ripio bien mantenido aunque en algunas zonas muy "serruchado".
Al día siguiente, cumpliríamos el quinto tramo y llegaría el primer día de descanso pleno desde que habíamos salido de Mendoza con rumbo a Cafayate. Fue allí cuando sentimos el rigor del sur, de sus caminos, de su clima, de sus vientos de 120 km/h en plena meseta patagónica, de la falta de infraestructura mínima como para que algún argentino -queriendo descubrir esa región del país- intente recorrer la RN-40 a partir de Río Mayo o Perito Moreno.
Con el bidón de veinte litros lleno (que pasamos al tanque a la altura de Casa Riera), nos disponíamos a completar combustible en Tres Lagos donde hasta no hace mucho supo haber una estación del ACA. Una camioneta de Vialidad nos detuvo en el camino y su conductor con ojos asombrados nos preguntó adonde íbamos. Le informamos que veníamos de Esquel y nos dirigíamos a El Calafate. Miró a los Escort y más incrédulo aún, dijo: "¿Con ésto?" mientras señalaba el capó del N° 1. El fue quien nos aseguró que había nafta en Tres Lagos, por lo menos común.
No fue así. La estación de servicio hacía tres semanas que estaba sin combustible, en el pueblo cada uno tiene sus reservas para los vehículos y a nadie el sobran 30 litros, que era lo que necesitábamos para llegar. Albonetti, sin vueltas, decretó: "Compremos alcohol de quemar, no queda otra". Esos seis litros de alcohol impuro y con sedimento gomoso que procuramos no introducir en el tanque, nos sacaron del apuro. Y lo más llamativo... no hubo fallas de carburación.
Luego vendría el tramo a Río Gallegos que no pudimos cumplir sobre la RN-40. En Vialidad de El Calafate nos informaron que el río Pelque estaba fuera de su cauce por deshielos prematuros y el camino a Río Turbio estaba cortado. La única opción era llegar a la capital santacruceña por Esperanza y volver por ese mismo trazado a El Calafate.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Iglesias observa la luneta que destruyó tras cerrar el portón con violencia inusitada

La comezón del séptimo tramo

Encarar nuevamente la RN-40 con rumbo a Perito Moreno y hacer más de 600 kilómetros de ripio en mal estado no nos causaba gracia. Además, los autos ya tenían huellas de la dura batalla librada. Pero también sabíamos que superado el anteúltimo escollo, la meta final estaba al alcance de la mano.
Sin problemas de combustible por previsión del equipo, cuidando los autos para evitar sorpresas, utilizamos algo menos de 15 horas a casi 100 km/h de promedio para llegar a Bariloche donde nos esperaba otro día de descanso previo al tramo final.
No hubo sorpresas en los últimos 1.240 kilómetros, de los que un buen porcentaje era de ripio, en algunos sectores con piso guadaloso. Subidos al asfalto en Pareditas (a unos 120 kilómetros de la capital mendocina), sin acuerdo previo, ninguno de los tres Escort pasó de los 130-140 km/h en quinta. Un pacto tácito indicaba que esta última hora de viaje no debía depararnos alternativas fuera de lo previsto. Para concretar el objetivo, de nada valía acelerar a fondo en ese centenar de kilómetros, con Mendoza a la vista, y en medio de una impresionante tormenta de viento y tierra. A las 19.31 del 28 de noviembre, los tres Ford-Escort Ghia se estacionaban frente al cartel de Vialidad que reza: Mendoza - Departamento Capital.
El trayecto, los problemas, los recuerdos, los buenos e ingratos momentos se mezclaban, quedaban atrás en una irreal dimensión del tiempo. ¿Cuánto hacía que habíamos salido de El Calafate? Un día, una semana... todo era igual.

Misión cumplida

Fueron 85 horas y 5 minutos de travesía neta. Con un clima benévolo que nos favoreció en casi todo el recorrido. Con etapas durísimas (como la segunda) donde apenas superamos los 60 km/h de promedio y otras con rectas veloces y viento de cola donde los velocímetros marcaban 200 km/h (más de 180 km/h reales) estableciendo promedios superiores a los 170 km/h.
Alcanzamos la meta propuesta. Autolatina confió en Parabrisas. Sabíamos que se podía. Queda un tenue sabor amargo por no haber pasado por Abra Pampa, allá en el norte y la imposibilidad de vadear el río Pelque. Esas dos circunstancias -imprevisibles- nos obligaron a recorrer 365 km menos de RN-40 de los que estaban en nuestros planes.
Una vez más cumplirnos el objetivo. Un objetivo que no todos creían posible.

Carlos F. Figueras

Crónica de ocho etapas
85 Horas a 103.334 Km/h

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Los Escort en la Cuesta de Miranda

Finalmente, la "hora cero" había llegado. Precisamente a la hora cero de un viernes de noviembre, en el ACA Central de Buenos Aires -el "Km O" de los operativos de este tipo emprendidos por Parabrisas- nos esperaban los tres Escort Ghia, salidos de la línea de montaje apenas una semana antes.
Nuestro primer rumbo fue Mendoza, en un tramo de "enlace" que sólo serviría para que quienes no hubieran tenido antes experiencia con este auto, se familiarizaran con sus mandos. Sólo Figueras (cuando hizo el test del "GL") y yo (en una cobertura periodística) habíamos antes viajado en Escort, por lo que Pisani, Iglesias, Maggi y Albonetti aprovecharán el tránsito a Cuyo para ir tanteando dirección, caja, frenos y tenida.
Se nos pidió moderación en los primeros 500 kilómetros: hasta La Carlota, "les perdonamos la vida" tratando de no pasar las 4.000 rpm (unos 140 km/h reales). Después no hubo piedad para los tres "bichos colorados".
Llegamos a media mañana a Mendoza sin absolutamente ninguna novedad para el tiro de más de mil kilómetros, y en la capital cuyana el primer cuartel se constituyó en el taller del concesionario Luján Williams. Una siesta para borrar la noche en vela, una hora libre para el "shopping", cena y a la cama que mañana comienza el baile..

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Los protagonistas en Abra del Acay (Salta)

De Cuyo a los Valles Calchaquíes

Bien descansados (como no volveríamos a sentirnos en varios días), salimos temprano de Mendoza apuntando al norte para llegar a Cafayate, en la provincia de Salta, con las últimas luces del día. Recorriendo en gran parte -oh, nostalgia- aquellas épicas tercera y cuarta etapas de los Grandes Premios de Turismo de cuando éramos pibes o casi.
De San Juan a Jachal y desde la tierra de la cebolla al primer encuentro con el ripio y las cuestas de la trepada de Huaco, tan polvorienta y áspera como 25 años atrás. Guandacol, Villa Unión fueron quedando atrás con los autos pisando pavimento y luego, la Cuesta de Miranda, tan invitante al manejo como cuando era uno de los escenarios cumbres de el deporte de punta, taco y meta caja. En Chilecito la pausa para un apurado almuerzo, prescindente del torrontés riojano que consigue medallas en Europa, porque no se puede hacer la siesta a cinco mil vueltas. Un apurado vistazo a Los Sarmientos y Chilecito, y derrotero al norte exacto para abandonar La Rioja por el serpenteante asfalto del Valle de San Blas de los Sauces, por la variante este de la Ruta 40, que, entrada en Catamarca se pone derecha y aburrida.
En Londres (de aquí, por supuesto...) comienza la imagen refrescante del verde y de los vallecitos poblados. Como Belén, un poco más arriba, la antigua localidad dormía pachorrienta cuando la cruzaron los Escort en búsqueda de Hualfin, otro oasis donde como en docenas de veces durante el viaje, nos recibió amistoso el "muñeco" del ACA indicando dónde abrevar a nuestras cabalgaduras.
De Hualfin en adelante, sigue una travesía casi desértica de un centenar de kilómetros. Huella profunda en el ripio, lo que hace que el lomo que se forma en el medio vaya tocando constantemente en "la panza" de los autos, exigidos al máximo.
En Punta de Balasto, con el macizo de los Nevados del Aconquija por naciente, comienza el más meridional de los valles calchaquíes, verdadero descanso para los ojos y el espíritu, amedrentados de tanto paisaje inhóspito.
Así, fueron quedando atrás un rosario de pueblitos como El Desmonte, San José y Famatanca. Bordeamos Santa María, evitamos Amaicha del Valle (en fugaz paso por Tucumán) y entramos por el nuevo asfalto a Cafayate, la meta buscada desde la madrugada. Hostería del ACA, una fosa para evaluar daños "de abajo" y luego dos cabritos bien rociados -ahora sí- con el típico torrontés, orgullo de las vides locales.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Los autos en Cachi

El techo de América

Para todos, la etapa que comenzaba el domingo tenía un punto de interés excluyente: el Abra del Acay, donde se alcanza la altura de ¡4.900 metros sobre el nivel del mar!.
Para llegar al Abra de Acay, saliendo de Cafayate hay que atravesar antes los valles calchaquíes más septentrionales, los que bordean precisamente al río Calchaquí . Para quien tiene tiempo para el solaz, van apareciendo entre fértiles remansos pueblitos somnolientos y entre ellos formaciones naturales muy llamativas: primero San Carlos (otrora la segunda ciudad salteña), La Merced, el Paso de las Flechas (monumentales agujas producidas por la erosión eólica), Angastaco (la del vino tinto), El Carmen, La Arcadia, la añeja Molinos, Seclantás (la cantada), Escalchi y de pronto, Cachi, un vergel superlativo con todas las comodidades para el turista (otra vez, gracias al ACA...).
En Cachi el camino se abre en dos: la R-30 para el este rumbo a Salta por la Cuesta del Obispo, uno de los "primes" de los primeros rallíes mundiales que se realizaron en la Argentina en el '80 y '81. Pero nosotros insistimos en el norte que nos marca la R-40. La Poma, pueblo heroico que se levantó de las ruinas de un terremoto en 1930, es el último paraje. El mapa ya marca "huella" en amarillo, y desde ahí en más sólo se atreven los camiones o los cuatro por cuatro. El camino asciende constantemente. El Saladillo está a 3.500 metros sobre el mar. En el paraje de La Quesera se cruza el río Blanco y el aire, enrarecido y falto de oxígeno nos obligó a detenernos. Avanzamos los encendidos de los motores entre seis y ocho grados, y así los Escort pudieron trepar no sin dificultad la abrupta pendiente una vez pasado el curso de agua, sin puente por supuesto.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia

Ahí fue donde inauguré el "servicio de oxigenoterapia", con las primeras bocanadas al tubo que -como a los otros dos- equipaba nuestro auto. Muy pronto, las demás víctimas, en menor o mayor grado, de la puna o soroche siguieron mi ejemplo...
En Negra Muerta, a 4.300 metros ya, los muertos éramos nosotros ocho (los seis "titulares" más Tillous y el "Sapo" Sandoval mecánico de Autolatina). Hubo que cambiar una goma rota por una piedra y lo hicimos entre seis, que terminamos boqueando con la máscara de oxígeno apretada contra la cara.
Haciendo sufrir al motor y especialmente a los embragues, llegamos por fin a la cima: el cartel indicando los 4.895 metros fue el fondo para que los apunados testimoniaran su logro.
La bajada es un juego de chicos -pese a la rotura de un par de gomas- para quien tuvo que trepar. Por Caracoles se baja unos mil metros y luego tras unas pampas se llega a San Antonio de los Cobres, que fuera hasta la década del 40 capital de la entonces Gobernación de Los Andes, presente en nuestros mapas de la primaria.
En San Antonio de los Cobres -pueblo áspero, de contrastados marrones y negros sobre un cielo azul y blancas nieves- se maravillaron de que tres autos hubieran llegado "del lado de la Poma". Fue en esta ciudad mayoritariamente indígena donde nos avisaron que el camino de Abra Pampa estaba intransitable para vehículos menores por el alto de la huella.
Pensamos que era una exageración y seguimos por la R-40 al norte, pero pronto comprendimos que era inútil: el ripio hubiera frenado también a una pick-up. Había sólo dos alternativas. Volver por donde habíamos venido o ir directamente a Salta por las cuestas de Muñano y El Toro, olvidándonos del rectilíneo trazado de la R-40, con Abra Pampa ahí nomás y luego el asfalto de la Quebrada de Humahuaca. Cuando ya pensábamos que lo difícil se había acabado por ese día al menos, tuvimos que subir al Abra de Muñano (4.180 metros s.n.m.), y acompañar por trechos al Tren de las Nubes por Tastil y la Quebrada del Toro.
Llegamos a Salta con las primeras sombras, y nos fuimos al Hotel Portezuelo, una maravilla por comodidades y panorama. Nosotros a descansar. Los Escort fueron llevados por gente del concesionario a pasear por la plaza principal de "la linda", en tarea promocional.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Larguísimas rectas entre Tres Lagos y El Calafate. Cientos de guardaganados. Absoluta falta de infraestructura para receptar al turista eventual. Mucho se habla, poco se hace ...

El norte, pero para abajo

La etapa que hicimos el lunes, la tercera, comprendía el viaje a Cafayate y desde ahí, desandando el camino de la primera, rumbo a Mendoza. Arrancamos por la Quebrada de las Conchas. Todo pavimento que permite admirar en el camino que pasa por La Viña (más conocido como "el de Alemania") las formaciones de las montañas que lo flanquean, asemejando catedrales, pirámides, obeliscos y cuanto parecido uno quiera encontrar.
Desde Cafayate, los caminos generalmente en bajada hicieron elevar los promedios. Otra vez en Cuesta de Miranda, Villa Unión, Jachal, San Juan... A la hora convenida, la caravana fichaba ante la escribana en Mendoza. El trayecto norte de la R-40 quedaba completado. Nosotros... algo cansados.

Ahora al sur, y con la más fea

El martes, la cuarta etapa. Todos estuvimos de acuerdo en que fue la más cansadora (además de la más larga). Más de 1.500 kilómetros entre la ciudad de Mendoza -donde esta vez hicimos asistencia técnica en el concesionario John Walker- y Esquel, Chubut. Atravesando los páramos del sur mendocino -de agreste belleza, sin embargo- toda la provincia de Neuquén por el oeste y el occidente rionegrino. Pronto abandonaríamos "el dulce de leche" del asfalto. En Las Pareditas, a mitad del camino de San Rafael, la Ruta 40 tuerce hacia la cordillera por un pesado camino de ripio que vuelve a empalmar con el bitumen antes de El Sosneado. Sigue camino espléndido pasando por el acceso a Las Leñas y luego Malargüe, Bardas Blancas, Malal del Medio, Buta Billón. Cuarenta kilómetros antes de la frontera neuquina, proximidades de Ranquil Norte, piso de ripio, poceado y serruchado.
En Barrancas entramos a Neuquén y paramos a refuelar y comer un apurado sándwich en la estación del ACA. Recién habíamos hecho 565 km. Seguimos a Buta Ranquil y bordeando el imponente volcán Tromen por caminos de faldeos y generalmente de muy mal piso, arribamos a otro oasis: Chos Malal, una simpática e inesperadamente (para mí, al menos) importante población, "con todo lo que hay que tener". Churriaca, Bajada del Agrio, siempre el piso de balastro y el golpeteo de las piedras contra el fondo del auto. Por fin, poco antes de Zapala, en la militarizada Covunco Centro, volvió el asfalto que nos llevaría hasta las cercanías de Bariloche.
El camino de Zapala -donde paramos sólo para cargar nafta- hasta Bariloche era antaño de pavimento que se fue rompiendo hasta figurar en los mapas como de ripio. Buena noticia. Está reconstruido impecablemente.
Pero pasando el puente del Collón Curá, nos internamos nuevamente en el ripio, esta vez, en buen estado, que lleva a Pilcaniyeu y Norquinco y luego a El Maitén. 35 km más adelante el camino se vuelve espléndido. Dejando el Bolsón un cincuentenar de kilómetros a la derecha, el camino transcurre por un valle encantador. Lamentablemente, falta poco para que se inaugure el tramo final qué llega hasta Esquel, por lo que hay qué hacer un rodeo por la traza vieja de la R-40, pasando por Lepá y El Mayoco.
La llegada a Esquel, una magnífica ciudad que apuntala paulatinamente su capacidad turística invernal, basada en el centro de La Olla, fue cuando la mayoría de sus habitantes dormían. No tardamos casi nada en imitarlos.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Los Escort atendidos en la concesionaria de Río Gallegos donde llegamos utilizando el camino de Esperanza por desborde del río Pelque entre El Calafate y Turbio. Cambiamos aceite y filtros

A El Calafate y descanso

La quinta etapa (y sexta jornada consecutiva de marcha) tenía a su fin un aliciente para nuestros huesos: un día de descanso en el pueblo a orillas del Lago Argentino, es decir El Calafate, la obligada base para los visitantes de un monumento natural de fama mundial: el glaciar Perito Moreno.
Pero para llegar a El Calafate nos esperaba otra dura marcha: 1.200 kilómetros cruzando casi íntegramente de norte a sur el Chubut y Santa Cruz, por caminos cada vez más duros y despoblados.
Tuvimos al principio buen piso por Tecka, la Pampa de Teruel y Gobernador Costa. Más allá, rumbo a Alto Río Senguer, la R-40 deja el pavimento, el que salvo un par de miles de metros antes de Río Mayo y una decena en Perito Moreno (ya en Santa Cruz) no volvimos a ver hasta El Calafate.
El paisaje se vuelve aún más duro. Los lomos de burro de los guardaganados son en algunos centenares de kilómetros el único matiz, con la sorpresa de observar en su hábitat natural a ñandúes, guanacos, zorros y una cantidad impresionante de liebres, zorrinos y otros bichos. En el Bajo Caracoles, un poblado de 50 habitantes, nuestro auto hace una parada técnica para solucionar un pequeño desperfecto en la subcomisaría a cargo del Oficial Principal Tomás Seguro, un cordobés, pero santacruceño por opción.
Como en largos tramos la R-40 no tiene posibilidades de cargar nafta, llevamos en cada auto un bidón lleno. Pero en ese sentido en Tres Lagos, a los dos primeros autos en el camino les esperaría una sorpresa: la estación de servicio está abandonada y sin nafta, en un almacén rural se apela a una solución de emergencia: seis litros de alcohol de quemar van a parar al tanque de cada uno de los autos. Nosotros, avisados del tema, nos desviamos algo de la ruta y entramos a cargar combustible a Gobernador Gregores.
Finalmente la meta esperada y la bendición del piso parejo 30 kilómetros antes de El Calafate, a donde llegamos aún con claridad ya que pasadas las diez (de la hora anterior, la natural) aún es de día en aquel lejano confín.
Por fin, sí, dormimos hasta el mediodía del jueves, nuestro día "de descanso". Y encomillo, porque a la tarde va volvíamos "al trabajo". Fotos con Tillous y unas interminables escenas filmadas por un equipo de Lowe arribado expresamente para ello desde Buenos Aires. La programada visita al glaciar, debió ser dejada para el día siguiente, en el que nos esperaba "tarea de ruta" liviana.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
El viento y el frío hizo que en el sur, salieran a relucir buzos y camperas de los bolsos. En la foto, el equipo completo (las tres parejas) posando junto al Escort Nro. 1 en la zona de Charles Fuhr durante el día de descanso

¡Aleluya! Creció el río

Eso fue lo que pensamos todos cuando en El Calafate nos enteramos que deberíamos reformar el itinerario de la corta sexta etapa, que comenzaba y terminaba ahí tras un viaje a Río Gallegos pasando por Río Turbio. El camino hasta la población carbonífera estaba cortado por el desborde del río Pelqué y debimos "resignarnos" a ir directamente por la ruta más corta: un faldeo de ripio, un poco más de piedra hasta Esperanza (donde se hacían las pruebas de la Fiat italiana en la década pasada, ¿recuerdan?) y de ahí por buen piso de asfalto a Gallegos. En total, menos de 600 kms entre ida y vuelta, una verdadera "papa" a estas alturas.
En Gallegos, visita al concesionario Berutti y Gossio algo más de fotos y filmación y vuelta a Calafate.
Al día siguiente, comenzamos a desandar las dos últimas etapas hasta Mendoza. Por el mismo camino, con la excepción de que la jornada de Calafate a Bariloche tuvo al final una variante: después de Esquel torcimos para el Bolsón para llegar a la capital de los lagos por el camino del Cañadón de la Mosca. En Bariloche hubo jornada libre y otro tanto sucedió cuando llegamos a Mendoza.
Nos quedaba solamente el simple tirón de 1.050 kilómetros hasta casa. Pero ya habíamos cumplido con nuestro objetivo. Los abrazos de la llegada en el ACA Central y como símbolo, el beso agradecido que Albonetti estampó en el parabrisas de "su" Escort Nro 2, mientras que en voz muy baja le susurraba: "Te portaste, loco..."

Del diario de a bordo de Carlos Neira
Fotos Miguel Tillous

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Los Escort, tres cuartos perfil trasero, en la entrada a El Calafate

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Los Escort cruzando el río Villegas en el séptimo tramo, poco antes de llegar a Bariloche

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Atardecer patagónico

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Ya todo había terminado. El 30 de Noviembre volvíamos al ACA

1ERA ETAPA: MENDOZA CAFAYATE 1.042 KM
5TA ETAPA: ESQUEL EL CALAFATE 1.208 KM
Km
Hora
Paso
Km/h
Prom
Detenc
Comb
Km
Hora
paso
Km/h
Prom
Detenc
Comb
MENDOZA
-
07.45
-
-
-
ESQUEL
-
10.20
-
-
-
San Juan
156
08.47
150.9
-
-
Tecka
106
10.57
171.8
-
-
Jachal
311
09.58
140.2
16m
36.8
Gob. Costa
204
11.29
177.3
30m
28.8
Chilecito
564
12.41
125.3
1h30m
32.8
Perito Moreno
562
15.31
125.3
35m
42.8
Belén
784
15.58
121.5
-
-
Bajo Caracoles
689
17.34
116.4
-
-
Hualfin
847
16.48
116.2
23m
33.1
Casa Riera
839
19.01
113.8
6m
22.0
bidon
Santa María
965
18.34
110.9
-
-
Tres Lagos
1032
21.15
108.6
1h30m
6.0
alcohol
            EL CALAFATE 1208 00.41 105.6
-
45.0
Tiempo bruto
11h41m
Tiempo bruto
14h21m
Tiempo neto
9h30m
Tiempo neto
11h26m
Total combustible
125 l
Total combustible
144.6 l
Consumo promedio
12.23 l/100 km
Consumo promedio
11.47 l/100 km
2DA ETAPA: CAFAYATE SALTA 476 KM 6TA ETAPA: EL CALAFATE RIO GALLEGOS EL CALAFATE 592 KM
CAFAYATE -
06.12
-
-
-
EL CALAFATE
-
08.30 -
-
-
La Merced 47
06.42
94.0
-
-
Esperanza
167
09.54 119.2
-
-
Molinos 111
07.48
69.6
-
-
Guer Aike
269
10.41 123.2
-
-
Cachi 165
08.28
72.7
1h42m
26.6
Rio Gallegos
296
10.58 120.0
4h32m
37.0
Abra del Acay 267
12.05
64.3
1h25m
-
Rio Gallegos
296
15.30 120.0
-
-
Acc Ruta 51 298
13.58
60.8
20m
-
Guer Aike
323
15.46 118.1
-
-
SA de los Cobres 311
14.38
60.9
1h44m
33.8
Esperanza
425
16.30 116.9
-
-
Puerta Tastil 385
17.10
62.6
-
-
EL CALAFATE
592
17.51 118.8
-
36.1
Queb del Toro 408
17.34
63.9
50m
-
 
   
 
SALTA 476
20.05
60.5
24.3
 
   
 
Tiempo bruto
13h53m
Tiempo bruto
9h21m
Tiempo neto
7h52m
Tiempo neto
4h59m
Total combustible
85.2 l
Total combustible
73.1 l
Consumo promedio
17.89 l/100 km
Consumo promedio
12.34 l/100 km
                       
3ERA ETAPA: SALTA MENDOZA 1221 Km 7MA ETAPA: EL CALAFATE BARILOCHE 1488 Km
SALTA
-
07.30
-
-
-
EL CALAFATE
-
07.30
-
-
-
Cafayate
189
08.56
131.8
-
-
Tres Lagos
176
09.25
91.8
-
-
Santa María
266
09.50
114.0
-
-
Casa Riera
369
11.20
96.2
20m
42.0
bidón
Hualfin
384
11.08
105.6
30m
43.3
Bajo Caracoles
519
13.15
95.8
-
-
Belen
447
12.26
100.8
-
-
Perito Moreno
646
14.40
90.1
30m
40.0
Chilecito
667
14.21
102.0
36m
36.1
Gob Costa
1004
18.50
95.6
35m
45.0
Villa Union
776
16.09
102.7
-
-
Esquel
1188
20.35
101.8
-
-
Jachal
920
17.23
103.3
40m
29.8
El Bolson
1370
22.25
100.4
20m
46.8
San Juan
1075
19.11
108.4
-
-
BARILOCHE
1488
00.12
99.5
18.0
MENDOZA
1221
20.12
111.6
-
36.5
 
 
Tiempo bruto
12h42m
Tiempo bruto
16h42m
Tiempo neto
10h56m
Tiempo neto
14h57m
Total combustible
145.7 l
Total combustible
191.8 l
Consumo promedio
11.93 l/100 km
Consumo promedio
12.88 l/100 km
                       
4TA ETAPA: MENDOZA ESQUEL 1525 Km 8VA ETAPA: BARILOCHE MENDOZA 1240 Km
MENDOZA
-
07.45
-
-
-
BARILOCHE
-
07.30
-
-
-
Pareditas
123
08.40
134.1
-
-
Confluencia
67
08.01
129.7
-
-
Dique Agua del Toro
198
09.28
115.3
-
-
Zapala
353
10.15
128.3
30m
42.3
Malargue
358
10.46
118.6
25m
39.9
Chos Malal
539
12.35
117.6
-
-
Ranquil N
538
13.21
118.2
38m
-
Barrancas
676
13.55
114.2
20m
39.0
Barrancas
565
13.35
118.0
35m
-
Malargue
883
16.05
113.9
10m
26.0
Chos Malal
702
15.59
106.5
25m
42.1
Pareditas
1118
18.25
112.7
-
-
Zapala
888
18.01
108.0
10m
24.0
MENDOZA
1240
19.31
112.5
-
46.0
Confluencia
1114
20.15
108.3
40m
26.3
Pilcaniyeu
1224
22.10
106.1
-
-
El Maiten
1367
23.50
103.5
-
-
ESQUEL
1525
01.02
105.9
-
47.0
Tiempo bruto
17h17m
Tiempo bruto
12h01m
Tiempo neto
14h24m
Tiempo neto
11h01m
Total combustible
179.3 l
Total combustible
153.3 l
Consumo promedio
11.75 l/100 km
Consumo promedio
12.36 l/100 km

Características técnicas

Motor

Delantero transversal, 4 cilindros en línea, árbol de levas lateral. Diámetro por carrera 83.5 x 77.0 mm Cilindrada total 1.555 cm3. Relación de compresión 9:1. Carburador Weber de doble boca con electroválvula de bloqueo de combustible. Potencia 73.7 CV DIN a 5.200 rpm. Par motor 126 mkg DIN a 2.400 rpm

Transmisión

Tracción delantera. Caja de 5 velocidades y MA con las siguientes relaciones. 1era 3.154; 2da 1.913; 3era 1.281; 4ta 0.951; 5ta 0.755; MA 3.615. Relación del puente 3.842:1. MA 3.615:1,

Frenos

A disco adelante y tambor atrás

Suspensiones

Delantera a ruedas independientes resortes helicoidales. Amortiguadores hidráulicos de doble acción.
Trasera independiente con brazos tensores y resortes helicoidales

Neumáticos

Pirelli P-44 medida 175/70 SR13

Dimensiones

Tanque de combustible de 48 litros. Largo 4.020 mm Ancho 1.640 mm Alto 1.380 mm Entre ejes 2.400 mm Coeficiente Cx 0.38

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 




Cotizá ahora el seguro para tu auto

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia

GRÁFICO DE ALTITUD

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia

SÍNTESIS DEL OPERATIVO
- Kilometraje total
8.792 Km
- Tiempo bruto
107 h 58 m
- Promedio bruto
81.432 Km/h
- Tiempo neto
85 h 05 m
- Promedio neto
103.334 Km/h
- Consumo de combustible por auto
1.100,5 litros
- Consumo promedio
12.51 l/100 km
- Tiempo total de detenciones o neutralizaciones
22 h 53 m

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Los Escort Ghia saliendo del ACA Central a la cero hora del 18 de noviembre

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
"Empujamos" un camión

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Saliendo del ACA de Hualfin

POCOS PROBLEMAS

Un viaje de estas características, con tantos kilómetros recorridos o la máxima velocidad por caminos frecuentemente en muy malas condiciones, provocan inevitables problemas o los autos sometidos a un esfuerzo tan alejado de lo común. Sin embargo, contabilizando los inconvenientes padecidos por los tres Escort-Ghia, éstos fueron los contratiempos que se anotaron:
• Cubiertas rotas. Fueron cinco o seis, motivadas por el uso de neumáticos sin cámara (Autolatina puso énfasis en que se utilizaran las que vienen de fábrica) en caminos con piedras grandes y filosas.
• Escape y silenciador. Hubo que recambiarlo en la Unidad N° 2, por un golpe sufrido en la etapa de Cafayate a Salta.
• Filtro del "chupador" del tanque de nafta. Por la carga de combustible contaminado, se obstruyó la malla del filtro ubicado en el tanque del N° 3, lo que provocó una fallo recurrente, que se fue al cambiar ese elemento en Río Gallegos.
• Luneta. En el auto N° 2, por acción violenta al cerrar el portón, de un ciudadano - piloto de origen gallego.
Por otra parte, se efectuó cuando llegamos a Mendoza una especie de service de los mil kilómetros; en Salta se cambiaron los elementos del filtro de aire y en Río Gallegos, tras 8.500 kilómetros, se reemplazó el lubricante y filtros de aceite, aire y nafta de las tres unidades.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia

ACTUACIÓN NOTARIAL

Las horas de salida y llegada a Mendoza una vez cubiertos los tramos norte y sur, así como el kilometraje de las unidades fueron certificadas por medio de actuaciones notariales realizadas por la Escribana Nacional Elvira René Ortiz, Registro N° 205 de Mendoza, quedando asentada como Acta de Constatación N° 38, Folio 62.

LA RUTA 40

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia

La Ruta Nacional N° 40, llamada por muchos de sus cronistas como "la columna vertebral de la Argentina", tiene su kilómetro cero en Mendoza y se divide en dos tramos: el Norte y el Sur, arrancando en la capital cuyana sus dos numeraciones. Además de la tierra del buen sol y del buen vino, atraviesa diez provincias más: Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz, presentando la gama más completa de pisos y estados de ellos, en un tránsito acompañado siempre por la orografía precordillerana.
Federico Kirbus, andarín empedernido y un erudito sobre estos temas, prologó así una reciente nota suya dedicada a la Ruta 40 en la Revista Autoclub Nro 135, Julio '88):
"La ruta más larga del país. La que trepa a mayor altura. La que enlaza al mayor número de provincias. La que más puentes tiene. La que da acceso a más parques nacionales y monumentos naturales. En suma: la ruta de los superlativos.
"Pero, ¿qué pueden significar los guarismos y las plusmarcas si lo que le interesa al viajero son las bellezas, el paisaje que puede disfrutar? Visto así, el que la extensión de esta carretera marginal de los Andes sea, según el cómputo oficial de Vialidad del año 1985, exactamente de 4.667 kilómetros con 200 metros, resulta una mera curiosidad estadística. Lo que en cambio realmente vale son las montañas que la bordean, los valles que el camino atraviesa, las nieves que a veces obstruyen la ruta, el cielo y el sol que la envuelven.
"Si algún hecho sobresaliente puede tener validez para quien intenta describir esta vía de 30 latitudes, es que el espacio no alcanza y los adjetivos escasean."

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Neira sentado sobre llanta algo deformada

Cantos rodados

DOS IZQUIERDOS: La primera apostilla se anotó cuando el viaje aún no había comenzado. Albonetti había olvidado sus guantes de manejar en Córdoba y le pidió al "Negro" Neira que le trajera un par. Neira, tenía en su casa dos pares de Fórmula One y le llevó los dos guantes... de la misma mano: la izquierda. Las prendas quedaron entonces en la guantera del auto de Maggi, quien sufrió una irritación en sus manos, hizo uso de ellos, poniéndose uno del derecho y otro del revés.
¿SE PUEDE...?
La escena durante el día libre en Bariloche. Sacábamos unas fotos al borde del Lago Gutiérrez. Las aguas cristalinas, mansas servían en primer plano para que dos patitos pescaran sumergiéndose a metros de la orilla. El sol radiante, las montañas nevadas de fondo. Y en esa paz y belleza, la pregunta del "gallego Iglesias": "¿Se puede vivir aquí...?" Nadie supo que había querido decir exactamente, pero todos nos hicimos la misma pregunta cuando llegando a Buenos Aires lo primero que advertimos de ella, de lejos, fue la característica nube de smog.
MARCIANO EN MOTO.
En el desierto conocido como el Campo Arenal, al norte de Hualfin, de repente un puntito colorado que se agranda en unos segundos. En sentido contrario, una presencia felliniana: una Honda-500 de enduro, digna de la Paris-Dakar, con su piloto enfundado en rojo atavío, botas, rodilleras, coderas, casco, gafas y mochila. Qué hacía, de dónde venía y adonde iba el solitario sportman, son preguntas que cuando nos reunimos en Cafayate dieron lugar a innumerables conjeturas. Si nos lee, que nos cuente...
CASI, CASI.
Casi, casi se viene la piña en Molinos, cerca de San Carlos, Salta. Figueras-Pisani, que lideraban, frenaron en el estrecho camino a escasos centímetros de la trompa de una F-100 que venía de frente. El que manejaba se dio a conocer: era el jefe de Policía de la provincia, quien manifestó su asombro cuando el "Colore" le dijo que íbamos a San Antonio de los Cobres por La Poma. "Por ahí no van a pasar con los autos" opinó el funcionario. Como la gente del ACA de Cafayate, no acertó con el vaticinio...
FULL-EQUIPE.
Los Escort-Ghia se diferencian de los GL mayormente en su más completo equipamiento. Pero el Escort Nro 3 del "Operativo Ruta 40", tenía algunos otros accesorios que no figuran entre las opciones que da Autolatina: sirena de 1000 vatios (según Maggi muy apropiada para dispersar majadas de ovejas y/o cabras), dispositivo hidrante (para jorobar a los demás integrantes del grupo y o mojar a curiosos) realizado con una desviación del lavaparabrisas.
MENDOZA, LA MAS LINDA. En una sobremesa, llegamos a la conclusión: la ciudad de Mendoza es la más linda de las capitales argentinas. Se barajaron también los nombres de Salta, Tucumán, Córdoba y Santa Fe, pero ganó la cuyana por sus calles arboladas, sus elegantes centros comerciales, y por la cantidad y calidad del elemento femenino. ¡Lástima que el vino sea más caro que en Buenos Aires!
CINCO ESTRELLAS.
A medida que los parabrisas mostraban las huellas del ripio, los damnificados ennumeraban en estrellas los impactos. El Nro 2 de Albonetti - Iglesias se convirtió en "cinco estrellas" cuando filmábamos para un comercial en el sur. Y con humor, pusieron alrededor de la saltadura del cristal la leyenda: "Agujero de Maggi - Neira, Made in Calafate".
ANIMALITOS DE DIOS.
La naturaleza se manifiesta pródiga en la Ruta-40 en cuanto a ejemplares del reino animal en vida salvaje. Vimos llamas y vicuñas en el norte y guanacos en el sur; ñandúes, muchas liebres europeas, especialmente en Chubut y Santa Cruz; maras (o liebre patagónica) paradójicamente solo en el sur de Mendoza; sachacabras en San Juan; zorrinos por todos lados; piches y peludos ídem; zorros colorados y grises en Santa Cruz. Las verdaderas rarezas fueron un matuasto (saurio de 30 cm de cola y trompa achatada) que se nos cruzó en el norte santacruceño y un puma avizorado a lo lejos por varios de nosotros en las inmediaciones del Abra del Acay.
FORASTEROS.
Un vistazo al registro de la hostería Lago Argentino, donde nos alojamos en Calafate, permitió hacer una asombrosa comprobación: menos nosotros y un par de chicas, todos eran extranjeros. Los había de EE. UU., Holanda, Japón, México y otras partes del mundo. El glaciar es vedette en todas las latitudes y de todos lados vienen a verlo.
TRIPULACIONES.
Estuvieron compuestas por Figueras - Pisani en el Escort-Ghia Nro 1, Albonetti - Iglesias en el 2 y Maggi - Neira en el Nro 3. Todos conocidos por los lectores tras el operativo con los Fiat Uno, excepción hecha de Miguel Iglesias, (ex corredor de Turismo, 43 años, casado, tres hijos) que debutó en estos operativos de Parabrisas. Ocupó el lugar de Juan Pablo Vignau dedicado a funciones ejecutivas en importante banco de la "city" porteña.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Animales sueltos de todas las especies

NUESTRO AGRADECIMIENTO...

...a Autolatina S.A. que depositó toda su confianza en el buen término del operativo. En especial a los señores Nadal, Mowat y Flaiban, de Promoción y Publicidad; Villanueva y Gaviña, de Relaciones Públicas y Lamardo, de Garage de Mantenimiento.
...a quienes vinieron en el auto de apoyo: Mariano Ríos Posse y Alonso Sandoval (quienes hicieron todo el recorrido) y Ricardo Molinari (en el tramo norte) y Carlos Velázquez (en el sur).
...a las Concesionarias Ford que nos atendieron en cuatro cabeceras: Luján Williams S.A. y John A. Walker SACIyA (Mendoza); Pussetto-Salta S.A. (Salta); Assef Automotores S.A. (Esquel) y Automotores Hnos. Berutti y Gossio S.A. (Río Gallegos).
...a la Municipalidad de El Calafate (Santa Cruz) que nos facilitó las instalaciones de su división automotores (fosa y taller).
...al Automóvil Club Argentino, por habernos facilitado equipos de VHF, para comunicación de auto a auto, cartografía e informes de estado de los caminos. Además, por estor -en todo el país- allí donde más se lo necesita.
...a la Casa del Buceador, por los equipos de oxígeno para El Acay.
...a los colegas de medios de todo el país, a los lectores y amigos que antes y durante nos alentaron augurando el éxito.

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
El "Gallego" Iglesias demostrando plena confianza en Albonetti se hecha un sueñito a 170 km/h

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
El "Sapo" Sandoval de Autolatina en la fosa

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Equipo de filmación de Lowe que nos esperaba en el extremo sur del trayecto

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Comiendo un sabroso corderito santacruceño

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Albonetti cargando uno de los bidones salvadores

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Maggi - Neira en eterno recreo

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Bajando de El Acay

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
El Nro. 2 con problemas de nafta

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Neira ensordece a Pisani con la sirena que "equipaba" al Escort Nro. 3

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Pisani saluda a Villanueva (RR.PP. de Autolatina)

Operativo Ruta 40 con Ford Escort Ghia
Figueras conversa en el cocktail de agasajo con Flaiban y Olivieri (Autolatina), Daray, Sierra y Rivarola (CDA del ACA) y el periodista José Oneto

 

Vea también

Road Test del Ford Escort GL

Road Test del Ford Escort GL
Revista Parabrisas Nro 121. Junio de 1988

Road Test del Ford Escort Ghia 1.8

Road Test del Ford Escort Ghia 1.8
Revista Road Test Nro 3 Enero de 1991

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 

 

 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas