Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel" - 1989

Los diésel: ¿Cuanto andan?, ¿Cuanto gastan?

 

Revista Parabrisas Nro 137. Octubre de 1989

 

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
La caravana de los siete en las inmediaciones de Ushuaia, final del tramo de ida

Con los siete autos que grafican esta apertura, realizamos por primera vez una prueba de consumo efectivo de siete versiones Diesel que ofrece al mercado Sevel Argentina. La ida hacia Ushuaia a todo ritmo, a régimen máximo. El retorno, con cuatro tramos, a velocidad moderada, equivalente a tres cuartos de la velocidad final real de cada uno de los vehículos. Las conclusiones y las cifras de la verdad en este informe especial de Parabrisas

Cada vez que los combustibles experimentan un aumento, la demanda de vehículos propulsados por motores Diesel, se incrementa en forma considerable. La razón argumentada por quienes se inclinan por esta opción, es la economía pero no se deben soslayar las mejoras que los Diesel fueron mostrando en los últimos años. Motores más silenciosos, de mayor performance, de mantenimiento casi nulo y sin alteraciones notorias en el confort de marcha, modificaron la mentalidad y costumbres del usuario.
Las terminales, especialmente Sevel Argentina que es la que produce la gama más completa de automotores con motores Diesel, vieron como crecía la demanda tras el aumento de tarifas y combustibles. Con el gasoil a la mitad de precio que la nafta súper, sumado a un menor consumo específico, el Diesel fue requerido con marcado interés por el mercado, especialmente en la gama baja e intermedia.
Esta situación hizo, que en el número anterior nos ocupáramos una vez más de los Diesel en comparación con los nafteros, teniendo siempre en cuenta la mayor inversión inicial y que en general, están desprovistos de elementos de confort que son de serie en los modelos nafteros. Pero hacía falta una prueba intensa, de recorrido extenso para poder sacar conclusiones sobre el rendimiento real y efectivo de automóviles alimentados a gasoil.

Los siete elegidos

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"

La aspiración era realizar un recorrido en común con gama completa de automotores Diesel. El hecho mostraba a Sevel como la única con posibilidades de entregarnos unidades Fiat, Peugeot y Chevrolet va que tanto Renault como Ford disponen de uno o dos modelos con motorización Diesel.
Juntarse con las siete unidades no fue tarea fácil. Pero finalmente y casi sobre el filo del cierre de esta edición de octubre, lo logramos.
De común acuerdo se decidió que el operativo "A Todo Diesel" contaría con siete vehículos:

• Fiat Spazio-TRD
Fiat Duna-SD
Peugeot-504 SRD
• Peugeot-505 SRD
Peugeot-505 SRD/Turbo
• Chevrolet C-10 Turbodiesel
Peugeot-504 Diesel (1,3 Ton.)

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Parada de reabastecimiento en la zona de Caleta Olivia (Santa Cruz) durante el desarrollo del segundo tramo

El recorrido

Debía ser una travesía por caminos con un 90 por ciento de asfalto para poder medir con exactitud el consumo real de cada automóvil. Pero también disponer de un tramo montañoso o de caminos de ripio, principalmente para acabar con ciertos mitos que aseveran que los autos en trazados montañosos, consumen el doble. Lo indicado era viajar hacia el sur. Los fríos -casi inexistentes este año- habían pasado y todo hacía suponer que no encontraríamos condiciones climáticas extremas que dificultaran nuestro andar.
Sentados, sobre una mesa mapas extendidos, decidimos recorrer unos 6.500 kilómetros en seis etapas, que la nieve y el hielo transformaron en siete.
La primera etapa se cubriría entre Buenos Aires y Puerto Madryn saliendo por RN-3, luego la R-205, la R-65 siguiendo por la R-33 hasta Bahía Blanca y de allí por la RN-22 hasta la R-251 rumbo a General Conesa y San Antonio Oeste para tomar definitivamente la RN-3, vía natural hacia el sur pero no la más recomendable por el gran tránsito de camiones entre Buenos Aires y Bahía Blanca. En total 1.360 kilómetros.
El segundo parcial arrancaba de Puerto Madryn hacia Río Gallegos, todo por RN-3 y sobre 1.211 kilómetros. De Río Gallegos, capital de Santa Cruz, comenzaríamos la tercera parte con destino final Ushuaia. Pero el estado del camino y los trámites aduaneros hicieron que decidiéramos dividir la etapa en dos: Gallegos-Río Grande y Río Grande-Ushuaia al día siguiente, totalizando 590 kilómetros.
La primera mitad, hasta la capital fueguina, se realizó a todo régimen, es decir prácticamente "a fondo' para establecer los valores de consumo en esas circunstancias.
El retorno, por el mismo camino utilizado a la ida, se haría a ritmo veloz pero con cuatro tramos "especiales" donde se tomarían valores de consumo a 3/4 de velocidad respecto a la máxima de cada unidad. De esa forma el Spazio cubrió esos sectores a una velocidad de 100 km/h al igual que el Duna. El 504 tenía como tope los 110 km/h, el 505 SRD de 120 km/h y el 505-SRD Turbo de 125 km/h. Por su parte las pick-ups lo hicieron a 110 km/h (Chevrolet-Turbodiesel) y 100 km/h (504).
De esa manera, logramos dos índices como para confrontar.

Primera etapa y el "octavo" misterioso

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Saliendo de Río Gallegos y muy cerca de Monte Aymond, la nieve se hizo presente. Atrás cielo rojizo al amanecer. Espectacular

En esta ocasión, participé del operativo pero no sobre uno de los siete vehículos Diesel, sino en un "octavo" con motor naftero que equipará un automóvil que el mercado local verá recién en marzo o abril del año próximo. Me fue confiado con la promesa que nada se publicará hasta noviembre o diciembre, palabra que debemos cumplir para poder informarles en pocas semanas cuáles son los resultados de la evaluación realizada entre Buenos Aires-Río Gallegos-Buenos Aires. Realmente un auto y un motor que producirán un gran impacto en el mercado local. Por ahora nada más.
Por consiguiente, el tramo entre Gallegos y Río Grande y el posterior a Ushuaia lo cubrí a bordo del 504 SRD.
El sábado 8 de septiembre a las 6.00 de la mañana, empezaron a llegar los madrugadores al sitio habitual de partida: el ACA de Libertador. A las 6.30 partió la primera tanda -la de los más lentos- compuesta por el Spazio (a cargo de Mariano Maggi), el Duna (Jorge Ghiotti) y la Chevrolet C-10 (Carlos Neira) que en la rotonda de San Justo tomarían contacto con la 504-1,3 Ton. conducida por Strank, hombre de Sevel ducho en motores Diesel que a la vez llevaba algunos repuestos y neumáticos de reposición.
A las 7.00 partieron los más veloces. El 504-SRD (Miguel Iglesias), el 505- SRD (Rodolfo Pisani), el 505-SRD Turbo (Jorge Maggi) y el "octavo" a mi cargo. Nos acompañaban Alejandro Boan y José Luis Masciotra como conductores de "refresco" y Miguel Tillous, cámaras y teles en mano. En Saladillo, a unos 190 kilómetros de nuestra partida, alcanzamos a los del primer grupo. Poco más adelante, antes de Bolívar, encontramos un denso banco de niebla lechosa que recién se despejó pasado Daireaux. De ahí en adelante el sol se hizo presente y los primeros llegamos a Bahía Blanca a eso de las 12 del mediodía, siendo él más veloz el 505-Turbodiesel con un tiempo neto de 4h 41m para los 681 kilómetros a un promedio de 145,4 km/h en tanto el Duna marcaba 117 km/h y el Spazio 113,1 km/h.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Sobre el asfalto, la pick up 504 (1.3 Tn) que barría la ruta con repuestos varios pero integrando la caravana

Una vez reagrupados en Bahía Blanca y sin novedades en la caravana, pusimos proa por la Ruta-22 hacia la R-251 y de allí hacia San Antonio Oeste último punto de reunión antes de Puerto Madryn. En poco más de media hora se agruparon los siete autos que además, iban intercomunicados por medio de "handies" VHF cedidos, como siempre, por el ACA.
Sin alternativas de importancia y con fuerte viento en contra (soplaba del sur) fuimos arribando a Puerto Madryn al anochecer para bajar los bolsos, una ducha y comida en "La Caleta" con todos los tripulantes de los vehículos sanos y salvos a excepción del parabrisas del Spazio que raudamente condujo Boan a través de 600 kilómetros con pasamontañas, bufanda, campera,. guantes y una sensación térmica que produciría el asombro de cualquiera. Fue descongelado por Tillous en base a fomentos calientes.
El más veloz, como era de suponer, fue el 505-SRD Turbo que empleó 9h 13m aun promedio de 142,9 km/h. Luego se encontraba el 505-SRD con 9h 49m a 138,5 km/h, el 504-SRD con 10h 28m a 129,9 km/h hasta llegar al Spazio que empleó 11 h 40m a 116,5 km/h de promedio. Pero el más económico a pleno régimen (debido a su mejor aerodinamia respecto al Spazio) fue el Duna que consumió 94 litros de gasoil con un valor de 6,9 litros cada centenar de kilómetros o 14,5 km/litros. Dos litros menos que el Spazio equipado con similar motor aunque circulando buena cantidad de kilómetros sin parabrisas lo que influyó en el consumo.

A Gallegos, viento, nieve y frío

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Típico paisaje patagónico al atardecer. Adelante el Spazio TRD a punto de ser superado por el 505 SRD Turbo. Al volante Maggi Jr. y Sr.

Sin que fuera necesario un chequeo, el concesionario de Trelew colocó el parabrisas del Spazio y revisó el escape (un anclaje) del 505-SRD. Los más lentos salieron a las 7.30 y los más veloces pasaron por Trelew una hora más tarde haciendo nafta en Garayalde (estación del ACA) para encarar el monótono sector de la Pampa de Salamanca donde invariablemente hay viento, hace frío y llueve o cae nieve. Una intensa "nevisca" acompañada de viento cruzado y lluvia nos acompañó durante varios kilómetros hasta salir de Comodoro Rivadavia con cielo plomizo temperatura desapacible.
Parada en Caleta Olivia, almuerzo para algunos (otros lo hicieron en Comodoro) y paso por Tres Cerros (ya no hay nafta aunque queda el edificio abandonado ex-ACA, lo que obliga a completar tanque en Fitz Roy para llegar con resto a Puerto San Julián). Ya en Comandante Piedrabuena el sol a nuestra derecha y la luna a la izquierda nos siguieron hasta la entrada a Río Gallegos con temperatura agradable y cielo en tonos de azules y naranjas.
Una vez más el 505-SRD Turbo marcó el mejor tiempo neto gracias a sus 165 km/h de velocidad final contra los apenas 125 km/h del Spazio. Su tiempo fue de 8h 40m para los 1.211 kilómetros a un promedio de 139,7 km/h. En esta etapa el Duna nuevamente se mostró más económico y veloz que el Spazio utilizando 4 litros menos de gasoil a un promedio de 118,9 km/h contra 114,7 km/h.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Primer plano del Duna SD siguiendo al Spazio y al 505, en plena niebla

Noche en Río Grande, pasando por Chile

El tercer parcial estaba previsto entre Río Gallegos y Ushuaia. Y se hubiese cumplido sin inconvenientes mayores de no ser por los burocráticos e interminables trámites de aduana, que invariablemente, hacen pensar en Europa separada sólo por fronteras que figuran en los mapas y donde el paso de uno a otro país apenas se percibe por una bandera flameando.
Salimos de Río Gallegos todos juntos para hacer aduana argentina en Monte Aymond unos 60 kilómetros al sur de la capital santacruceña y ya sobre caminos de ripio que hacen estragos en parabrisas y ópticas al cruzarse con otro vehículo.
Edificio gris, triste, descuidado, todo dentro de un ámbito que para los que vienen de Chile, es el primer contacto (y también imagen) de la Argentina. Terminado el proceso de sellos e inspección de documentación de los automóviles y personales, nos esperaban los carabineros y la aduana chilena a menos de dos kilómetros.
Mucho más prolija con una construcción más habitable y diálogo seco pero correcto de los empleados chilenos. Por ser día festivo (se conmemoraba un nuevo aniversario de la revolución de Pinochet) hubo que abonar habilitación especial que sumaba unos 360 pesos por automóviles, algo así como 900 australes.
La nevada del día anterior había sido importante. Ya en el puesto de Gendarmería Nacional a la salida de Río Gallegos nos informaron que cinco o seis kilómetros después de Monte Aymond el camino estaba cortado y las máquinas barredoras, trabajando. Ya transitábamos por territorio chileno y aunque nos duela, todo se mostraba más acomodado. Los carteles son nuevos (a nadie se le ocurrió hasta ahora hacer tiro al blanco con ellos), los cercos y tranqueras están dignamente pintadas, las posadas sobre la ruta son acogedoras y el piso está bien mantenido.
Efectivamente, la nieve acumulada apenas se alejaba la aduana chilena, era impresionante. En algunos sectores la calle formada por la barredora, hacía que su altura llegara casi al techo de nuestros autos. De ello se desprende que los que la noche anterior quedaron atrapados (tres o cuatro autos) fueron tapados totalmente por la nevada. Pero a las 10 de la mañana el camino estaba despejado, como para circular con cierta precaución.
El paisaje sureño, con su especial vegetación, no conoce de límites y es tan atrapante del lado argentino como del chileno. En Punta Delgada se debe cruzar a Bahía Azul (boca del Estrecho de Magallanes) por medio de un ferry-boat que sale cada media hora y donde compiten dos empresas. El viaje no demora más de 25 minutos y el espectáculo desde la cubierta es imponente, haciéndonos pensar -a todos- como estaría de perdido Magallanes para llegar hasta allí partiendo de España. Si no quiere que el viento le corte la cara, puede pasar el tiempo en la calefaccionada cabina. El precio por auto: 3.150 pesos, unos 8.000 australes (un chileno = 0,40). El frío exterior, la calefacción del auto y manejar por caminos nevados deben ejercer influencias directas sobre los jugos gástricos lo que nos llevó a detenernos en Bahía Azul. Menú fijo para todos: costillas de cerdo, puré de papas y huevos fritos. Gaseosas (había que seguir andando) y café por unos 4.500 australes. Como se ve Chile, barato, no es.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Puesto aduanero argentino en Monte Aymond. Primer trámite de frontera

Situación kafkiana

Cuando arrancamos de Bahía Azul, hicimos los cálculos y pensábamos llegar a Ushuaia cerca de las ocho de la noche. Pero no contábamos con las aduanas.
El camino se había roto mucho con las nevadas y cerca de la población chilena de Cullen, el Duna-SD casi deja el cárter que apenas fue salvado por los patines que lo protegen. Ese mismo badén hizo volar al 505-SRD Turbo (sin consecuencias) y al Spazio.
En San Sebastián -unos 270 kilómetros de Río Gallegos- existe el otro límite o frontera. La correspondiente a la isla de Tierra del Fuego. Se deja territorio chileno para entrar en la Argentina. Cuando llegamos, un colectivo con chilenos que salían de su país estaban siendo inspeccionados y sus pasajeros, uno por uno, debían cumplir con todos los requisitos que la burocracia indica (sellos, impuestos, datos, más sellos, formularios, recibos y otra vez sellos). Más de. una hora hasta que nos tocó el turno y la mala noticia: "No se puede pagar en australes" nos comunicó un carabinero mientras revisaba los documentos. "¿Dónde se puede cambiar?" fue la pregunta. "Aquí no hay cambio... pero podemos cambiarle a 0,20." Esto significa que pagaban por un austral la mitad de lo que vale o menos aún, ya que la cotización oficial es 0,45 pero uno puede elastizarse hasta 0,40. Era una estafa pero no había otra salida, lo que sumado a la poca amplitud de criterio de los uniformados, nuestro sentido común nos sugirió cambiar a 0,20.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Las unidades a la espera de cumplimentar los requerimientos de la aduana argentina en San Sebastián, antes de Río Gallegos

Dejamos atrás la aduana chilena y a pocos metros la Argentina. Segundo acto de una obra de Kafka. Gendarmes por un lado, empleados de aduana (dos) por otro. Una joven con cara de aburrida pero que imponía su autoridad metida adentro de un enterito militar con una calcomanía de lubricantes Total. Más de cincuenta valijas dentro del recinto. Una media docena de camioneros con papeles en manos y una Trafic en primera fila juntó a la barrera.
- ¿Tienen que revisar todas estas valijas una por una...? - fue la pregunta de rigor.
- Sí señor, una por una - fue la respuesta acompañada de una mueca grotesca de la empleada de San Sebastián a la que todos le pagamos el sueldo.
Discutir no sirve de nada. Lo mejor es hacerse el simpático y tratar de agilizar el trámite. Alguien al lado nuestro comentó:
- No se calienten porque esto es una mudanza así que hay para rato.
Dos verdades. El señor de la Trafic se mudaba y había para un rato muy largo. El sketch de Antonio Gasalla (el de la empleada pública) nos vino a la mente, sólo faltaba que nos mandara atrás de una línea imaginaria.
Fue en ese oscuro lugar, parecido a una sala de espera de estación de ferrocarril de pueblo, que decidimos hacer noche en Río Grande evitando los riesgos que significaban encarar el Paso Garibaldi a altas horas de la noche.
Superada la frontera nos quedaban cómodos 80 kilómetros a Río Grande restándonos sólo 220 kilómetros a Ushuaia al día siguiente. Pero de esa forma perdíamos un día de descanso previsto en la capital fueguina.
La primera tanda llegó a Río Grande a las seis de la tarde, una hora más tarde, todos estábamos instalados en el hotel, con tiempo para el shopping "free-tax" y cumplir con los encargos de esposas, novias, madres, hijos y amigos, atendidos por gente amable y educada como la que encontramos en todo Río Grande.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Situación comprometida la del 504 SRD del "Gallego" Iglesias que trata de bajar sin meterse en la nieve hasta las rodillas. Un "fuori strada" sin consecuencia a causa de un planchón de hielo

Ahora si, Ushuaia

Tras una inspección ocular a los autos y algunas reparaciones menores como anclajes de caño de escape, ópticas rotas o gomas pinchadas, en la concesionaria Sevel "Comercial Río Grande", encaramos el tramo final repiqueteando en nuestros oídos la frase de los lugareños: "Ojo en Paso Garibaldi".
Una vez que dejamos atrás Río Ewan y Kaiken, se hizo presente una lluvia fina que caía sobre la nieve acumulada en el camino y las banquinas, con eventuales planchones de hielo en las zonas más reparadas del sol y del viento.
En uno de esos sectores tuvimos un gracioso despiste con el 504 del "Gallego" Iglesias. Conductor experto y seguro, me llevaba en la butaca de la derecha ya que el "octavo" había quedado en Río Gallegos.
Antes de Paso Garibaldi, pasando un aserradero, en una recta larga y sobre la lomada, divisé un planchón de hielo pero mi advertencia llegó tarde si consideramos los 100 km/h a los que nos desplazábamos cuando encontramos el sector congelado. El buen par motor del Diesel, el autoblocante y la adecuada actitud del conductor no fueron suficientes como para evitar pisar el colchón de nieve blanda de los costados. Las ruedas, al no apoyar en el piso dejaron de traccionar y hubo que esperar contacto radial primero y luego visual con quienes nos seguían, para sacarnos de tan incómoda posición, cable por medio.
Tal como estaba previsto, y en medio de un paisaje espectacular, apareció la gente de la concesionaria de Ushuaia con equipo de filmación incluido. Pero lo más importante a esa hora (pasado el mediodía) era el cordero al asador que nos esperaba crujiente en "La Cotorra" -unos 30 kilómetros antes de Ushuaia- acompañado de salsa de ají chileno (suavizado) con cebolla, papas con cáscara y café montañés con canela y coñac.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Sector de aduana chilena en Monte Aymond, a metros de la frontera argentina. A esa altura el camino estaba transitable pero con extremada precaución debido a la intensa nevada de la noche anterior

A las cuatro de la tarde arrancamos con destino a Ushuaia y a las cinco ya estábamos instalados en el hotel "Canal de Beagle" del ACA.
Debido al estado del camino, la nieve y las características del trazado, los tiempos se emparejaron porque no se trataba precisamente de un Gran Premio. Viajamos juntos, enlazados por los equipos de VHF.
El promedio varió entre 84,5 km/h para el 505-SRD Turbo (lo que habla de la existencia de largas rectas y tramos veloces en ese tramo) y 82 km/h para el Spazio, la Chevrolet y la pick-up Peugeot.
En las condiciones citadas, el consumo entre Gallegos y Ushuaia fue de 49 litros para el Spazio (el más económico) y 71 litros para la Chevrolet C-10 que entregaron valores de 8,3 y 12,1 litros/100 km. Demostrando que los motores más grandes con un par más eficiente bajan sus índices de consumo con respecto a los de menor cilindrada que van más exigidos y en cambios más bajos. Tal como el "Negro" Neira decía al final de la etapa mientras daba cuenta de una centolla fueguina: "Le puse la tercera cuando salí y no la saqué más...".
La mitad del recorrido a ritmo superveloz se había cumplido.
En esas condiciones, todos estuvieron por encima de los 100 km/h de promedio entre Buenos Aires y Ushuaia.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
La Chevrolet C-10 Turbodiésel adelante de la 504 de apoyo. No tuvieron inconvenientes en sortear los tramos más comprometidos

El Fiat Spazio-TRD (parabrisas roto en primera etapa y óptica en la tercera) había necesitado 29h. 34m. para cubrir los 3.161 kilómetros a un promedio de 106,7 km/h. y un consumo promedio de 7,88 litros de gasoil cada cien kilómetros. El Duna-SD (ópticas delanteras en tercera etapa al cruzarse con sendas pick-ups) 28h 40m a 110,2 km/h y un consumo de 7,78 litros. El más voraz fue el 505-SRD Turbo que obtuvo un valor de 13,3 litros para el centenar de kilómetros pero a un promedio de 125,6 km/h.
La tabla en recuadro aparte, completa la información pero como dato valen los 34.400 australes del Duna-SD (con el gasoil a 140 australes ya que al sur del Río Colorado cuesta 136, una diferencia insignificante) contra los 59.000 del 505-SRD Turbo.
Interesante resulta él coeficiente o índice energético, algo así como KM/H sobre LITROS-CONSUMO. De esa manera se logra un valor que indica los km/h por cada litro de combustible. Vea el recuadro, allí están los resultados. Porque también se debe tener en cuenta la cantidad de horas que el conductor está al volante y saber si realmente es más económico viajar a 100 km/h en lugar de 130 km/h pagando un día más de hotel por hacer el viaje en dos etapas en lugar de una. ¿No le parece...?.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
El 505 SRD Turbo y el Duna junto al monumento conocido como "El Gorosito" en la rotonda de Caleta Olivia

Un retorno a ritmo moderado

Aunque nuestras neuronas estén contaminadas, debemos reconocer que no todo en la vida del automovilista es andar a fondo. Es más, somos conscientes que en la Argentina la velocidad media en ruta del auto mediano es de 120-130 km/h y la del chico entre 100-110 km/h. También es cierto que esas largas e interminables rectas de la RN-3 llaman a pisar el acelerador; pero no todos lo hacen. Irse a Mar del Plata en 3 horas en pleno verano es ser un "kamikaze" pero no lo es viajar a Puerto Madryn en 10 horas netas por las rutas que Parabrisas utilizó.
Convengamos entonces que una velocidad coherente es la correspondiente al 3/4 de la máxima. Esa fue la base con que nos manejamos para tomar valores de consumo en cuatro sectores durante el retorno a Buenos Aires. Esos 650 kilómetros nos sirvieron para realizar la proyección correspondiente.
Como es de suponer, los valores de consumo bajan considerablemente así como se incrementa el tiempo neto. Por ejemplo en el caso del Duna-SD, en el tramo Ushuaia-Buenos Aires a 100 km/h de máxima su promedio hubiera sido de 83,1 km/h (igual al de Spazio a la misma velocidad) pero se suman casi 9 horas a su tiempo neto. Hubiera ahorrado 66 litros de gasoil con una autonomía de 964 kilómetros lo que al cabo de 3.161 kms significan 9.226 australes menos que al ritmo impuesto a la ida.
La diferencia mayor se observa en el 505-SRD Turbo. A 125 km/h constantes establece un promedio de 100,3 km/h con un ahorro de 17.920 australes pero 6h. 20m. más sentados al volante en lo que se refiere al tiempo neto empleado.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Otra vez el 505 SRD pero esta vez con la ciudad de Ushuaia como fondo. Fue el más veloz en el tramo de ida

Conclusiones

En este viaje, especialmente en el tramo de ida, quedó establecido que los actuales motores Diesel de que disponemos en nuestro medio no ofrecen problemas -como antaño- cuando se los exige al límite de sus posibilidades. La incorporación de cajas de cinco marchas, junto a motorizaciones de concepto moderno, han logrado que viajar a 135 km/h en un Duna o a casi 170 km/h en un 505-SRD Turbo, no acarree complicaciones colaterales.
También se avanzó en el aspecto de la robustez estructural de los autos o utilitarios equipados con motores Diesel. La mayor carga sobre el tren delantero debido al peso de la unidad propulsora, durante arios, redundó en la fragilidad del eje anterior y especialmente en los elementos de suspensión.
El confort de marcha es similar al de un naftero, el equipamiento en el caso de la gama 504 y 505 es similar al de sus hermanos y en algunos casos (como el 505-SRD Turbo) mejorada gracias al puente trasero con suspensión independiente, sistema que en el futuro adoptaría toda la línea 505. Sintetizando, usted si es potencial comprador de un Diesel puede irse en un Duna-SD a Ushuaia y volver con solo 50.000 australes. Si su presupuesto es mayor, en un 504-SRD con 69.000 y si llega a un 505-SRD Turbo con 82.000. Siempre a velocidad moderada.
En el caso que sea un "velocista", necesitará 69.000 australes en un Duna, 93.000 en un 504-SRD y 118.000 en un 505-SRD Turbo.
Pruebas más realistas que estos test de consumo realizados sobre miles de kilómetros, no podemos ofrecer. Usted, que está en la duda, que pertenece a una porción del mercado que mira con buenos ojos las ventajas de un Diesel, será el que decida.
Nuestro objetivo fue mostrarle los valores, promedios e índices de manera ascéptica. Tratando de no influir a favor ni en contra. Acerca del ''octavo" que utilicé hasta Río Gallegos y retorno, hablaremos en el número que viene.
Por primera vez, Parabrisas probó un prototipo de fábrica seis meses antes de su aparición.
Una experiencia fascinante

Carlos F. Figueras
Notas: C. R. N.
Fotos: Miguel Tillous

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Paisaje de Lapataia (Tierra del Fuego)

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Concesionario Sevel "Comercial Río Grande"

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
<Click en la imagen para ampliar>

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 




Cotizá ahora el seguro para tu auto

BUENOS AIRES - USHUAIA (3.161 Km)

FIAT SPAZIO TRD
Tiempo total
29h34m
Promedio
106.7 Km/h
Consumo total
249 litros
Consumo promedio
7.88 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.428

FIAT DUNA SD
Tiempo total
28h40m
Promedio
110.2 Km/h
Consumo total
246 litros
Consumo promedio
7.78 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.447

PEUGEOT 504 SRD
Tiempo total
26h59m
Promedio
117.1 Km/h
Consumo total
333 litros
Consumo promedio
10.5 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.351

PEUGEOT 505 SRD
Tiempo total
25h53m
Promedio
122.1 Km/h
Consumo total
358 litros
Consumo promedio
11.30 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.341

PEUGEOT 505 SRD TURBO
Tiempo total
25h10m
Promedio
125.6 Km/h
Consumo total
422 litros
Consumo promedio
13.3 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.297

CHEVROLET C-10
Tiempo total
28h30m
Promedio
110.9 Km/h
Consumo total
488 litros
Consumo promedio
15.4 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.227

PEUGEOT 504 PICK UP
Tiempo total
30h50m
Promedio
102.5 Km/h
Consumo total
326 litros
Consumo promedio
10.3 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.314

USHUAIA - BUENOS AIRES (RETORNO)
VELOCIDAD MODERADA
Tal como explicamos en el texto de la nota, en el viaje de regreso se establecieron cuatro sectores que totalizaron 650 Km donde los vehículos circularon a velocidad constante equivalente a 3/4 de sus respectivas máximas. Estos fueron los valores obtenidos una vez realizada la proyección sobre 3.161 km

FIAT SPAZIO TRD
Tiempo total
38h00m
Promedio
83.1 Km/h
Consumo total
186
Consumo promedio
5.9 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.445

FIAT DUNA SD
Tiempo total
38h00m
Promedio
83.1 Km/h
Consumo total
180 litros
Consumo promedio
5.7 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.461

PEUGEOT 504 SRD
Tiempo total
35h00m
Promedio
90.3 Km/h
Consumo total
246 litros
Consumo promedio
7.8 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.366

PEUGEOT 505 SRD
Tiempo total
33h00m
Promedio
95.7 Km/h
Consumo total
278 litros
Consumo promedio
8.8 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.344

PEUGEOT 505 SRD TURBO
Tiempo total
31h30m
Promedio
100.3 Km/h
Consumo total
294 litros
Consumo promedio
9.3 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.341

CHEVROLET C-10
Tiempo total
35h00m
Promedio
90.3 Km/h
Consumo total
385 litros
Consumo promedio
12.2 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.234

PEUGEOT 504 PICK UP
Tiempo total
38h00m
Promedio
83.1 Km/h
Consumo total
272 litros
Consumo promedio
8.6 l/100 km
Coeficiente km/h - Consumo
0.305

Camino al sur: La opción más válida

Dadas las características de la prueba, orientada prioritariamente al consumo, se eligió un trayecto en el que el tránsito no influyera en los resultados. La Patagonia constituía dentro de nuestra extensa geografía la opción más válida.
Para llegar a la región Sur, el derrotero por la provincia de Buenos Aires se efectuó por una combinación de cinco rutas, partiendo desde la Capital por la Nacional N° 3 hasta Cañuelas, donde se tomó por la N° 205 por Lobos, Saladillo hasta empalmar poco antes de Bolívar con la Provincial N° 65 que lleva en dirección Oeste a Guaminí, donde torciendo al Sur se accede a Bahía Blanca (pasando por Pigüé y Tornquist) por la Ruta N° 33. Desde Bahía, otra vez con dirección al poniente, se toma por la Nacional N° 22, dejando territorio bonaerense.
Transponiendo La Adela (en La Pampa) se cruza el Río Colorado y la población homónima da la bienvenida a la Patagonia. Menos de treinta kilómetros más allá, se deja la ruta que lleva al valle y se toma nuevamente el rumbo Sur que no se dejará hasta Río Gallegos, primero por la Ruta 251, que luego de pasar por Conesa y San Antonio Oeste, empalma con la interminable Ruta 3.
De ahí, se "baja" por Sierra Grande, Madryn, Trelew, Comodoro, Caleta Oliva, San Julián, Piedra Buena y Río Gallegos. Hasta ahí el camino es casi perfecto, especialmente en las provincias de Buenos Aires, Chubut y Santa Cruz, aceptable en Río Negro, con asfaltos de mayor edad. De Río Gallegos a Ushuaia la cosa cambia. En la capital santacruceña se deja el asfalto y a poco -en estas épocas- se encuentran las primeras nieves sobre el piso de tierra y ripio. En Monte Aymond, frontera con Chile, al costado de la ruta se acumulaban al paso de la caravana hasta un metro de nieve en algunos sectores. Pero contrariamente a lo que nos habían augurado "los expertos" la marcha no fue para nada dificultosa, pese a los numerosos desvíos que se encuentran luego al volver a territorio argentino pasando San Sebastián ya que se está preparando la base para pavimentar hasta Ushuaia.
Precisamente en el último tramo, 60 kilómetros antes de Ushuaia, estaban nuestras mayores dudas. Ahí, los faldeos se convierten en cuestas pronunciadas antes de llegar al Lago Fagnano y por el Paso Garibaldi, en medio de un paisaje verdaderamente de postal. Había nevado poco antes de que pasáramos, con más de medio metro acumulado y diez centímetros de nieve y hielo sobre el camino, pero salvo algún anecdótico fuera de pista -que comentamos aparte- la ruta no planteó ninguna dificultad especial, eso sí, adecuando la velocidad a las posibilidades del momento.
Para volver, desandamos el mismo trayecto, en sentido sur-norte, ahora sí, con mejor piso por la ausencia de nieve, derretida por efecto de tres días de sol.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Jorge Maggi al volante en momentos que los supera el 505 SRD de Pisani

Apuntes de un largo viaje hacia la nieve

La característica saliente de este viaje con respecto a otros de los anteriores operativos especiales de Parabrisas fue que por la gran cantidad de vehículos participantes, cada uno de ellos fue conducido por un solo conductor, promediando más de 1.000 kilómetros diarios durante seis días consecutivos de marcha. Lo que aparte de la "protesta" de S.U.C.H.I.N. (el pintoresco sindicato único de choferes y navegantes, creado por Maggi y Neira, este último su Secretario General) provocó una disminución de contactos entre los autos y a su vez una merma en lo anecdótico. Sin embargo, la libreta de apuntes rescata algunos hechos pintorescos. A ellos vamos.

PARABRISAS, POR DOS. Fueron dos los parabrisas rotos en la caravana. Uno, el primero, en Bahía Blanca, dejó al viento a Mariano Maggi a cargo del Spazio, quien hábilmente consiguió que Alejandro Boan (chofer de repuesto) se hiciera cargo de la máquina hasta Madryn, a 600 kilómetros de ahí. Boan llegó semicongelado y con otro vidrio roto: el de uno de sus anteojos. En cuanto al otro parabrisas destruido fue el del Peugeot-504 de Miguel Iglesias, hecho acaecido entre Monte Aymond y Río Gallegos, en el regreso.

¿A DONDE VAN CON ESQUIES? Es lo que se preguntaba el geronte Jorge Maggi cuando creía que iba para Conesa, luego de pasar por Río Colorado, al ver que muchos autos llevaban los elementos para la nieve en el portaequipajes. La respuesta la tuvo clarita cuando llegó a Choele-Choel (es claro, los esquiadores iban a Bariloche...), tras olvidarse de doblar en la Ruta 251 con rumbo a San Antonio Oeste.

ICEBERG IMPROVISADO Eso era lo que parecía el "504" del Gallego en una -zanja cubierta de agua con "cubitos" de hielo, a donde fue a parar el vehículo luego de ponerse de costado en una curva helada y patinosa en el Paso Garibaldi. "Soy un b..." dijo el manejante, como única excusa y ninguno de los presentes se animó a desmentirlo. José Luis Masciotra (el otro de los choferes de alternativa) se metió en el agua helada e intentó infructuosamente ayudar a que el Peugeot volviera al camino, cosa que se logró recién con el auxilio de una camioneta.

SOLIDARIDAD. Es reconfortante ver lo solidaria que es la gente en la Patagonia. Basta que a uno lo vean detenido con su vehículo para que el primero que llegue atrás, con auto o camión, se detenga también ofreciendo ayuda. Lo inhóspito del paisaje hace que se acentúe la solidaridad.

BATALLAS CAMPALES. Fueron con bolas de nieve las que se desataron en cuanto lugar se reunía la caravana. La primera nevada nos sorprendió en el cruce de la Pampa de la Salamanca (un poco al norte de Comodoro) y vimos bastante nieve luego de Monte León, pasando el acceso a Puerto Santa Cruz. Luego, desde Gallegos en adelante, la nieve fue una frecuente compañera, para gusto de todos y pese a las complicaciones que afectan al manejo.

APOYO TECNICO. Incluida en el operativo "A Todo Diesel", la pick-up 504 llevaba a bordo al técnico Miguel Strack y a Claudio Sinópoli, de Sevel. Claudio (hombre de Promoción) se reveló hábil "para hablar tal Radrágaz" ¡Avanza la caravana! Van las chatas, van las ráfagas para allá..."

EL "PICHE" JULIAN. En el bajo de San Julián a Neira se le cruzó un piche (mulita) en el camino y ahí bajó el Negro para atraparlo y ponerlo en la caja de la Chevrolet. En una estación de servicio, preguntó al playero que comía: "Déle, algarroba y leche...", fue la contestación del catamarqueñito, recién llegado al parecer a la Patagonia, donde en un millón de kilómetros cuadrados no hay un solo árbol de esos... El Piche, bautizado Julián, estaba destinado a ser introducido en la cama de Jorge Maggi, en represalia por lo que hizo el bicampeón en la aduana argentina, cuando convenció a la empleada para que retrasara la partida de aquél.

OTRAS DE MAGGI. Una fue en el restaurante del hotel de Ushuaia cuando sacó las llaves del aparatito de abrir las puertas del 505 a control remoto y pasándolo por un billete de diez dólares fingía que era un detector de moneda falsa, haciendo prender la lucecita colorada del infrarrojo. Entraron varios como caballos pursang. Otra chanza: con un micrófono emisor de FM salían (con su cómplice de siempre, el Negro) por las radios de otros autos en un presunto reportaje que comenzaba correctamente y paulatinamente iba degradándose con todo tipo de barbaridades.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Ferry entre Bahía Azul y Punta Delgada (Chile) en el Estrecho de Magallanes

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Doméstica y simpática vicuña junto al no tan doméstico "Negro" Neira

CARA LA SODA. En Río Gallegos, en el Hotel Comercio nos quisieron cobrar por un sifón de medio litro, por la mitad, y tibio por añadidura, la bonita suma de 550 australes. Fue una excepción, ya que los precios patagónicos no están tan arriba de los del norte, como fue siempre.

¡DAME EL CARBON!. Cuando llegábamos a Ushuaia, nos paramos a almorzar en Las Cotorras, un centro de deportes de invierno (ahí fue don de se filmó el corto publicitario de Marlboro y los "winter-games"). Tras un magnífico cordero asado, nos prepararon la especialidad de la casa: el calé montañés, que consiste en una gran pava donde se hace el café con canela, varios licores y un carbón encendido. Según nos explicaba el que lo hacía, el carbón le da un gusto muy especial y además absorbe todo el alcohol que se le puso al brebaje. Uno -que vamos a mantener en el anonimato- fue rápido en el razonamiento: "Bueno, entonces guárdese el café y sírvame el carbón...".

USHUAIA. Llegamos a la más austral del mundo bien caída la tarde. Algunos, sin perder tiempo nos fuimos a Bahía Lapataia, a veinte kilómetros de la ciudad, donde terminó (con cartel explicativo y todo) la extensa Ruta-3. Una experiencia para recordar, por lo hermoso del paisaje, comprendido dentro del Parque Nacional de Tierra del Fuego. La nieve ahí fue una vez más campo fértil para juegos y batallas. Otros, menos bucólicos se dedicaron a hacer "shopping" en el centro ya que como se recordará el Territorio tiene un régimen de "puerto libre", estando los negocios de Ushuaia atestados de bebidas importadas, perfumes franceses, juguetes y en general, todo lo que se puede comprar en un "free-shop".

SORPRESA. Y mayúscula, fue la que se llevó uno de los colaboradores de Parabrisas cuando fue a recibir a la caravana al Automóvil Club. Resulta que Figueras, que ya había llegado, recibe por el "handie" una comunicación de Maggí. Muy suelto, responde: "Atención, atención, no te copio bien". En ese momento se escucha a Maggi que dice: "Estoy arribando al punto de destino". Nuestro colaborador no salía de su asombro. "Tienen alma de vigilantes. Les ponen una radio en la mano y se sienten Hunter. Hay que ver las cosas que dicen cuando están mano a mano", fue el lacónico comentario.

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Corderito al asador y café montañés en "La Cotorra", cerca de Ushuaia

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Carteles que advierten que se comienza a transitar por territorio de Chile

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Restos de nieve acumulada en los pasarruedas del Duna SD de Jorge Ghiotti

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
"Manguereo" de la C-10 al Duna

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Como la foto lo demuestra Neira y Pisani están acostumbrados a otras temperaturas

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Iglesias, Masciotra, Figueras y Maggi tras el almuerzo en Bahía Azul (Chile)

Buenos Aires - Ushuaia - Buenos Aires "A Todo diésel"
Los primeros en llegar (20.30) en la puerta del ACA de Libertador. Más tarde lo harían el Spazio, la Chevrolet y la pick up 504

GRACIAS...

Como de costumbre, un viaje de estos deja como corolario una serie de evaluaciones, experiencias y anécdotas; pero también de agradecimientos... Es el momento de recordar en ese sentido a:
• Fiorasi S.A., concesionario Sevel en Trelew, y en especial al ingeniero Ever Alonso (Gerente de Servicios) y al electricista José María Orquera.
• Comercial Río Grande S.A. (ex-Galvarini) concesionario Sevel en Río Grande y Ushuaia, las dos grandes ciudades de la Tierra del Fuego. En especial al "Vasco' Mutubarría, Jefe de Taller de Río Grande), a sus mecánicos Ariel Decimini y Enrique Sanhueza.
• Argüelles Concesionario Sevel en Río Gallegos.
• Automóvil Club Argentino, que una vez más nos facilitó en préstamo los "walkie-talkies" para enlazar a los siete vehículos en el éter y por las reservas en el "Canal de Beagle".
• A quienes nos dieron una mano en el momento oportuno, como por ejemplo el camionero Julio (necochense radicado en Comodoro) cuando Neira se detuvo con una goma reventada entre Uzcudurn y Garayalde.
• A Sevel Argentina que una vez más confió en Parabrisas.

FIAT SPAZIO TRD

Características técnicas

Motor

Delantero transversal. Cilindrada 1.301 cm3. Diámetro por carrera 86.4 x 55.5 mm. Relación de compresión 20.3:1. Alimentación por bomba Bosch VE 4/8. Potencia máxima 45 CV a 5.000 rpm. Par máximo 7 kgm a 3.000 rpm

Frenos

Delanteros a disco. Traseros a tambor

Suspensión

Delantera. Ruedas independientes con brazos oscilantes y amortiguadores telescópicos
Trasera: Ruedas independientes con brazos oscilantes y amortiguadores telescópicos

Llantas y neumáticos

13" 145 SR 13

Peso

826 Kg

Capacidad del tanque

37 litros


FIAT DUNA SD

Características técnicas

Motor

Delantero transversal. Cilindrada 1.301 cm3. Diámetro por carrera 86.4 x 55.5 mm. Relación de compresión 20.3:1. Alimentación por bomba Bosch VE 4/8. Potencia máxima 45 CV a 5.000 rpm. Par máximo 7 kgm a 3.000 rpm

Frenos

Delanteros a disco. Traseros a tambor

Suspensión

Delantera. Ruedas independientes con brazos oscilantes unidos a barra estabilizadora
Trasera: Ruedas independientes con brazos oscilantes inferiores. Elásticos de 3 hojas

Llantas y neumáticos

13" 145 SR 13

Peso

854 Kg

Capacidad del tanque

55 litros


PEUGEOT 504 SRD

Características técnicas

Motor

Delantero longitudinal. Cilindrada 2.304 cm3. Diámetro por carrera 94 x 83 mm. Relación de compresión 22.2:1. Alimentación por bomba Rotodiésel con inyectores atornillables. Potencia 70 CV a 5.400 rpm. Par máximo 13.5 kgm a 2.500 rpm

Frenos

Delanteros a disco. Traseros a tambor

Suspensión

Delantera. McPherson independiente. Amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales
Trasera. Eje rígido, amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales

Llantas y neumáticos

14" 195/70 x 14

Peso

1.253 Kg

Capacidad del tanque

50 litros


PEUGEOT 505 SRD

Características técnicas

Motor

Delantero longitudinal. Cilindrada 2.498 cm3. Diámetro por carrera 94 x 90 mm. Relación de compresión 23:1. Aspirado con inyección Bosch. Potencia 76 CV a 4.500 rpm. Par máximo 15.3 kgm a 2.000 rpm

Frenos

Delanteros a disco. Traseros a campana

Suspensión

Delantera. McPherson independiente. Amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales y barra estabilizadora
Trasera. Eje rígido, amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales

Llantas y neumáticos

14" 195/70 x 14

Peso

1.230 Kg

Capacidad del tanque

50 litros


PEUGEOT 505 SRD Turbo

Características técnicas

Motor

Delantero longitudinal. Cilindrada 2.498 cm3. Diámetro por carrera 94 x 90 mm. Relación de compresión 21:1. Alimentación por inyección Bosch con turbo Garrett T-03. Potencia 95 CV a 4.150 rpm. Par máximo 21 kgm a 2.000 rpm

Frenos

Delanteros a disco. Traseros a campana

Suspensión

Delantera. McPherson independiente. Amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales y barra estabilizadora
Trasera. Brazos arrastrados, amortiguadores hidráulicos, resortes helicoidales

Llantas y neumáticos

14" 195/70 x 14

Peso

1.337 Kg

Capacidad del tanque

50 litros


PEUGEOT 504 PICK UP 1.3 Tn

Características técnicas

Motor

Delantero longitudinal. Cilindrada 2.304 cm3. Diámetro por carrera 94 x 83 mm. Relación de compresión 22.2:1. Alimentación por bomba Rotodiésel con inyectores atornillables. Potencia 70 CV a 5.400 rpm. Par máximo 13.5 kgm a 2.500 rpm

Frenos

Delanteros a disco. Traseros a tambor

Suspensión

Delantera. McPherson independiente. Amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales
Trasera. Eje rígido, amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales

Llantas y neumáticos

15" 215/75 x 15

Peso

1.560 Kg

Capacidad del tanque

50 litros


CHEVROLET C-10

Características técnicas

Motor

Delantero longitudinal. Cilindrada 2.498 cm3. Diámetro por carrera 94 x 90 mm. Relación de compresión 21:1. Alimentación por inyección Bosch con Turbo Garrett T-03 o KKK. Potencia 95 CV a 4.150 rpm. Par máximo 21 kgm a 2.000 rpm

Frenos

Delanteros a disco. Traseros a tambor

Suspensión

Delantera. Independiente, cuadrilátero deformable y amortiguadores de doble efecto
Trasera. Eje rígido, elástico longitudinal de acción progresiva. Amortiguadores contrapuestos

Llantas y neumáticos

15" 225/75 x 15

Peso

1.693 Kg

Capacidad del tanque

64 litros


Nota: Cotización del dolar a Octubre de 1989

1 Dolar = 723 Australes

Lea también

Operativo especial Buenos Aires - Ushuaia "Non-Stop"
Ford Galaxy 2.0i Ghia ABS
Revista Road Test Nro 19. Mayo de 1992


NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.

 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas