Nacionales

Importados

F1 Web

Test del Ayer

Búsqueda personalizada

Road test de autos argentinos de mas de 10 años de antiguedad

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Ford Fairlane LTD V8 - 1970

 

El Gráfico: "¡Rompelo, Oscar!"

Oscar Gálvez: "¡No puedo!"

 

Revista El Gráfico Nro 2626. Febrero de 1970

 

Oscar, esa fuente inagotable de sabiduría conductiva, conserva intactos todos sus reflejos y gracias a ellos nos brindó un show exclusivo en el que el Fairlane anduvo raramente sobre las cuatro ruedas. Pablo Brea, invitado especialmente por Ford Motor Argentina, fue uno de los agraciados copilotos de Oscar, además de conducir personalmente el V8 por la pista de pruebas de Pacheco, quizá la mas completa del mundo. La misma fue diseñada luego de que los concesionarios de la marca señalasen cuales eran los peores tipos de suelo en sus zonas de influencia. Es así que en sus 1.300 metros de extensión encontramos badenes con agua, baches profundos, empedrado bueno y del otro, trepadas y descensos bruscos, calzadas de cemento desparejas, cruces de calles con cuneta, etc. En toda esta síntesis de suelos el comportamiento del auto fue excelente, Oscar lo exprimió como no lo haría un usuario común ... Estas fotos son testigo

Ford Fairlane 500 V8

 

Un Fairlane 500 en la pista de pruebas de Ford

Un chapuzón no es quedada

 

Ford Fairlane V8

Ford Fairlane V8

Ford Fairlane V8

Ford Fairlane V8

 

"Oscar ... ¿no podés pasar un poquito más ligero?". Legarreta, con la Nikkon de motor eléctrico y el zoom de 50-300 milímetros colgándole de su delgada figura de fotógrafo - fotógrafo, le había hecho la pregunta con algo más que con signos de interrogación ... En su gesto había un algo de duda sobre la positividad de la respuesta. "¡Si!... No hay ningún problema. Si querés que pase un poquito más ligero, yo paso. El auto aguanta". La respuesta desarrugó el entrecejo del inquisidor".

El Fairlane se alejó chorreando agua y prendiendo con intermitencias la luz de stop. Oscar iba secando las cintas de freno. La primera pasada por el estanque había sido emocionante, pero Legarreta quería más espectáculo aún. Dio la vuelta a uno de los dos circuitos de la pista de pruebas y encaró nuevamente hacia el foso de agua. Dobló la "ese" en segunda, puso en funcionamiento el limpiaparabrisas, rebajó a primera y se zambulló... El impacto fue tremendo. El agua se levantó por delante de la trompa hasta seis metros de altura, mientras el resto rebotaba contra las paredes del estanque y se volvía contra las puertas del auto como queriendo tomar las ventanillas (con los vidrios bajos) por asalto. Luego del primer impacto Legarreta vio aparecer el auto a través de una cortina casi traslucida, y mientras apretaba el disparador asoció esa imagen con la de un submarino emergiendo del agua. La asociación de ideas no podía ser mas perfecta, porque el Fairlane una vez que volvió a la superficie, chorreando agua desde el capó hacia abajo, demostró que era tan estanco como un submarino y no tuvo problemas pese a que el motor había recibido un baño íntegro de agua bajo presión.

 

¡ Ruedas al aire !

 

Ford Fairlane V8

Ford Fairlane V8

Ford Fairlane V8

 

La sesión continuó al gusto de Oscar. Tomamos la recta de velocidad y empezó a jugar con la caja. Le tocó la pierna a Brea, y mientras mantenía el pie izquierdo en el piso la palanca seleccionaba a impulsos de la mano de Oscar una inacabable sinfonía de segunda - tercera - segunda - tercera - segunda - tercera ... "¡Viste ..., viste!. Mirá que auto le damos a la gente. Esto ya es demasiado". Hablando y haciendo demostraciones llegamos al viraje peraltado. A 90 kilómetros le pegó un golpe de volante y manteniendo la presión sobre el acelerador hicimos los 180 grados de giro andando bastante de costado. A Pablo Brea se le cayó la mandíbula: "¡Este Oscar es un monstruo!. Recién íbamos de costado en otro viraje, y mientras corregía con una mano, con la otra me golpeaba la pierna mientras me decía que me fijara como tenia apretado el fierro a tabla".

La demostración gustó y dimos otra vuelta, pero con variaciones. Cuando ya estábamos por llegar al final del peralte, Oscar se descolgó con todo. Allí donde el peralte se una abruptamente con una extensa playa, en la que maniobran hasta camiones con remolque, el Fairlane desarrolló toda la gama de acrobacia bajo el control. Primero, las dos ruedas delanteras en el aire y el capó tapándonos casi todo el paisaje. Después la rueda trasera izquierda en el aire mientras la delantera derecha soportaba el peso del "chiste" sin quejarse. Así, espectacularmente. Oscar cerró el show sin haber podido destruir el Fairlane. recién entonces se desabrochó el cinturón de seguridad y golpeándole el hombro a Brea le contestó  por qué siempre viajaba atado: "¡Y por qué te crees que estoy vivo todavía!".

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 




Al estilo TC

Ford Fairlane 500 V8

Ford Fairlane 500 V8

Ford Fairlane 500 V8

Ford Fairlane 500 V8

Ford Fairlane 500 V8

Ford Fairlane 500 V8

Ford Fairlane 500 V8

Ford Fairlane 500 V8

El postre fue con saltos en el mejor estilo TC. Encaró la recta que lleva a una cuesta con el 17% de pendiente mientras por el otro tramo recto, de velocidad se desplazaba una pick up que cumplía con un test de 32.000 kilómetros ininterrumpidos de marcha conducida por cuatro pilotos en turnos de ocho horas cada uno. El Fairlane trepó en segunda, al nivelarse el terreno quedó con las cuatro ruedas en el aire, cayó de trompa y encaró el declive. Al llegar al final del mismo Oscar aceleró en segunda y mientras el Fairlane aumentaba de velocidad constantemente, por debajo del casco iban pasando lomos de cemento colocados irregularmente a uno y otro lado del camino y dispuestos de tal modo a efectos de probar la rigidez torsional de la estructura. Mas allá lo esperaba un fondo de piedras irregulares al que el Fairlane encaró alegremente...

La prueba había sido como para romperlo, pero nada de eso había pasado. Es más. Recién cuando vimos las fotos nos dimos cuenta que en determinado momento había "volado". Dentro del auto no habíamos sentido, ni en la piel, ni en el corazón, ninguna sensación brusca. En más, lo único que pensamos fue que la suspensión había trabajado de tope a tope y nada más ... La "serenidad espacial" había funcionado.

Un Fairlane para armar

Ford Fairlane para armar

Vea también

Road Test del Ford Fairlane
Revista Automundo Nro 214. Junio de 1969

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto Lopez

email gustavolopez@testdelayer.com.ar

Cantidad de visitas